mié. Oct 20th, 2021

* “Lo que más gusta de ella, que no es corajuda”: Máximo, de 69 años.

David Casas

 Escobedo, N. L.-  Hacía frío, lloviznaba, pero eso no importó y más de 200 parejas contrajeron nupcias en una boda colectiva. Entre ellos, casó una pareja de sexagenarios: “lo que me gusta de Rita es que no es corajuda”, dijo Máximo, de 69 años, un año mayor que su ahora esposa legal.

Rita y Máximo, se conocieron en la Clínica No. 43 del municipio de Escobedo, al norte de la zona metropolitana, luego de 15 años de relación decidieron dar el siguiente paso, unirse legalmente y, al mismo tiempo, aprovechar el evento Matrimonios Colectivos, organizado por la Administración de la Alcaldesa Clara Luz Flores, en la Unidad Deportiva “La Alianza”.

“Con el matrimonio, ellos ya tienen la certeza jurídica como pareja, le dan estabilidad a su familia y seguridad a sus hijos “, comentó el Secretario del Ayuntamiento, Andrés Mijes Llovera, quien compartía con las decenas de parejas que luego disfrutaron del convivió, tras la ceremonia y el ritual oficial que se realizó en conjunto con el Registro Civil de Gobierno del Estado y en donde las autoridades destacaron la importancia del matrimonio, los derechos y obligaciones que conlleva.

Entre los matrimonios más jóvenes sobresalían Jorge Arturo Arreola, de 18 años, y Victoria Yoselin Álvarez, de 19, quienes tienen una bebé de 6 meses, los que orgullosos mostraban el documento que los acredita como esposos y la posibilidad de dar una certeza jurídica a su unión y su hija, “más los que tengan”, dijo una voz entre la multitud.

Estuvieron presentes el Tesorero César Leíja y la Presidenta del DIF Municipal, Blanca Treviño de Bailey, quien indicó que ante la demanda se planea realizar un segundo evento, pues las bodas colectivas han sido bien aceptadas.

Después de la parafernalia como cualquier boda tradicional, los matrimonios disfrutaron de comida, pastel, música y mariachi con los consiguientes pasos de baile.

Las decenas de novios, la mayoría con hijos, se mostraron felices del momento que vivieron y las mujeres las más emocionadas, vestían de blanco y con sus ramos de rosas.

Rita y Máximo reían, observaban, degustaban el pastel, platicaban, susurraban, contagiaban la alegría. “Dan ganas de volver a casarse”, comentó un joven fotógrafo.

Vecinos de la Colonia La Isla, dicen que la unión matrimonial les permitirá asegurar su vejez respecto al seguro médico, jubilaciones y derechos conyugales.

Extrovertido, Máximo, entre sonrisas no cesaba de resaltar las cualidades de Rita: “Lo que me gusta de ella es que no es corajuda, tiene buen genio y es amable conmigo”.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *