lun. Sep 27th, 2021

David Casas

Monterrey, N. L- Una diputada local de Morena, Beatriz de los Santos, decidió salir en defensa de una empresa pedrera que pretende instalarse en un área protegida en el municipio de Doctor González y que ha sido rechazada por comuneros, ecologistas y legisladores de diversos políticos.

La empresa Matrimax prácticamente perdió la batalla para instalarse en esa área que comprende una amplia extensión ecológica de la Sierra de Picachos, de más de 75 mil hectáreas y que veía amenazada la flora y la fauna, además del agua, recurso de los comuneros.

“Por encima de cualquier interés poderoso, económico o político, la pedrera no se instalará ni contaminará”, comentó el senador Víctor Fuentes Solís quien lleva el caso al Senado quien visitó la zona.

El legislador local Jorge de León, también presente con los comuneros en ese municipio a unos 80 kilómetros al nororiente de Monterrey, llevó el caso al Congreso Local y advirtió que “la pedrera no va, no se instalará y la ley lo impedirá”.

Sin embargo, el mismo caso fue llevado al propio Congreso local por la legisladora de Morena

Beatriz de los Santos quien solicitó enviar un exhorto a Mayra Abrego Montemayor, presidenta municipal de Doctor González, para que  reconsidere el proyecto de extracción de granito por parte de la empresa Matrimar S.A de C.V. con la finalidad de generar acciones que coadyuve al desarrollo de las actividades económicas y repercutan positivamente al Estado, la comunidad municipal y comunidades aledañas.

“Es importante recalcar que me di a la tarea de investigar los proyectos que ya ha generado la empresa Matrimar en el Estado, en donde en el municipio de Cerralvo (otra localidad donde ya existe) tuve la oportunidad de hablar con los pobladores y  apreciar la fauna nativa del lugar, incluso vecinos de los ranchos aledaños comentan que hay mucho venado, jabalí, guajolote, coyote, incluso osos, es decir que la operatividad de esa empresa no ha afectado en forma alguna la fauna del lugar”, mencionó la legisladora.

“El legislativo y el ejecutivo municipal, no deben de obstaculizar el crecimiento de las actividades de industria o comercio que se puedan establecer en la zona, por el contrario necesitamos generar más crecimiento y desarrollo en el área rural de Nuevo León, realizar las labores, gestiones y facilidades necesaria para llevarle a los habitantes fuentes de empleo que le generen a su vez una mejor economía y mejor calidad de vida, que tengan opciones de trabajo para quedarse sus comunidades, para romper ese estigma tan marcado que nuestros municipios rurales sean considerados “pueblos fantasma””.

Al respecto, uno de los representantes de los comuneros, Aristeo Benavides, reiteró que sostienen la lucha que prácticamente han ganado, por lo que no están dispuestos a ceder ante las presiones de grupos poderosos económicos y políticos que pretenden apoderarse de un amplio corredor de municipios del nororiente de Nuevo León y de Tamaulipas.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *