mié. Oct 20th, 2021

*Ante suspensión de servicio camionero; el 7 de mayo deciden tarifa

David Casas

Monterrey, N. L.- Mientras que el Gobierno de Nuevo León se hizo eco de los transportistas y calificó la suspensión del servicio de transporte no como una paro, “sino como una medida de austeridad, los camioneros anunciaron que dejarán de prestar el servicio a las 21:00 horas.

Además, será hasta el siete de mayo cuando se determine el porcentaje en que se hará el alza de tarifas, informó el secretario general de Gobierno, Manuel González, quien  asegura que no permitirán que se vuelva a repetir la situación que se dio este lunes donde por tres horas, de las 5;00 a las 8:00, dejaron de circular las unidades para y trastocar la vida económica.

“Hoy se van a meter más temprano los camiones porque ya no hay combustible para rodar más horas y pagar horas extras. Alrededor de las 9 de la noche se va a dejar de prestar el servicio porque no podemos obligar a la gente que nos brinda el diésel a que nos lo regale y los trabajadores no quieren trabajar gratis”, informó José  González, representante de los transportistas.

Calificó la suspensión del transporte no como un paro, sino consecuencia de no atender la realidad económica de la prestación del servicio de transporte.

“El combustible aumentó un 73 por ciento, nos alcanza menos combustible y no se puede seguir prestando el servicio con la misma duración, es decir 20 horas, porque no alcanza para cubrir ese rango”.

Además, debido a que se cruzó la Semana Santa los ingresos en el transporte se vieron afectados ya que hubo poco pasaje.

“Las empresas normalmente tenían antes un guardadito para darle a sus empleados durante estas dos semanas para compensar la falta de ingresos, sin embargo, ante la alza desmedida de los costos que no se ha visto reflejada  en un ajuste en los ingresos, no fue posible darle ese guardadito y entonces no podemos obligar a la gente a que venga a trabajar sin que se les pague”.

A su vez, el secretario general de Gobierno, Manuel González Flores considera que retrasar la salida de las rutas urbanas para dar servicio a la ciudadanía no fue un “paro de transporte”, sino una “medida de austeridad”.

“Si quieren ponerle ese nombre es una decisión suya, nosotros hemos estado trabajando con los transportistas, no romperemos el diálogo y no haremos que se enfrente nadie. Ellos los transportistas le llamaron medidade austeridad, pero no vamos a permitir que se repita”, califica el funcionario.

Rechaza que haya enfrentamiento con los transportistas, dice que están en negociaciones, que tienen intención de mantener la paz y el servicio correcto al usuario

El gobierno estatal anunció que el servicio se normalizó y que se sostienen pláticas con los transportistas que han accedido esperar la resolución en la Junta de Consejo del día 7 de Mayo.

En los municipios de Guadalupe y Escobedo, se apoyó a los  usuarios con las patrullas municipales que trasladaron a las personas a las principales avenidas y acercarlos a sus destinos.

También las unidades del sistema DIF (Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia) apoyaron.

La alcaldesa de Guadalupe, Cristina Díaz,  informó que estarán apoyando con el traslado hasta que se normalice el servicio del transporte urbano.

El metro también se vio rebasado en su capacidad pues miles de usuarios buscaron utilizar ese servicio que fue insuficiente.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *