lun. Sep 27th, 2021


Por Salvador Hernández LANDEROS
Vueltas que da la vida. Desde regañadas, anécdotas y dignidad.
Quién se iba a imaginar que un día, Don Alfonso Martínez Domínguez, siendo
gobernador, dio una regañiza al hoy gobernante Jaime Rodríguez Calderón.
Es una anécdota qué, cierta o falsa, Jaime mismo reveló. Don Alfonso nunca
la hizo pública. En cambio, él se dio vuelo exhibiendo la que dio a Aldo Fasci.
Jaime regañó a Fasci por su expresión sobre “Superman”. Don Alfonso, al hoy
gobernador, por secuestrar y quemar camiones al protestar por un “tarifazo”.
Jaime reveló la anécdota en el 2013, cuando promocionaba su precandidatura
independiente, contando con la ausencia eterna de Don Alfonso, su mentor (¿?)
En ese entonces, también reveló el concepto que tenía sobre los jefes policiales
civiles y su preferencia por un militar al frente de la Seguridad Pública.
Le cuestionaron. ¿Por qué un militar en la Secretaría de Seguridad Pública?
Su respuesta fue sorprendente:
“Porque están preparados para ello. Tú buscas un civil y se mea, le enseñas
una pistola y corre y un militar no. Están preparados para eso, están
disciplinados. A un general le das una orden y la cumple, un Secretario de
Seguridad Pública Civil le das una orden y te la discute, se hace pendejo.” (sic)
Ese concepto sobre los jefes civiles, tal vez Aldo Fasci no lo conocía; tampoco
los policías civiles, que igual que los militares tienen valor, disciplina y honor.
El gobernador le colgó el estigma de “Aldo, el regañado” al publicitarlo. La
dignidad de “jefe”, si la tenía entre su Fuerza Civil, quedó muy debilitada.
Dirigir a los policías no es fácil, Ellos requieren de un líder, no un jefe regañado.
Por ello Aldo Fasci debe elegir. Salir con dignidad, o permanecer sin honor.

PD: Las declaraciones de Jaime H. Rodríguez Calderón, vertidas en marzo del
2013, las pueden encontrar en los archivos de SSP.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *