mar. May 17th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS
Como ciudadano y habitante de Monterrey no me preocupa que un alcalde
ejercite su cuerpo sanamente.
Me preocuparía, y mucho, que ha ese alcalde, se le sorprendiera embriagándose
en un burdel o quemando un churro.
El hacer ejercicio en un gym no es un mal ejemplo para los jóvenes. Al
contrario, el cuidar la salud en esa forma, es predicar con el ejemplo.
Me sorprende que el periódico El Norte venda a sus lectores un periodismo
ordinario, cuando que siempre ha marcado la pauta en la crítica.
Escudarse en una supuesta queja ciudadana porque el alcalde se ejercita en un
horario en que debería estar trabajando, no es válida.
El trabajo de un alcalde no está supeditado al horario del burócrata. Tampoco
al del albañil, que ha determinada hora, avienta la cuchara.
El Norte, ha publicado que un alcalde lo es las 24 horas del día. Un periodista
también lo es 24 horas, pero no las permanece encerrado en el periódico.
Es ordinario que soporten una cíitica diciendo que “mientras el alcalde se
ejercitaba, en los bajos del Palacio, protestaban los carretoneros para que los
atendiera”.
Hay niveles. En los periódicos también. Si los carretoneros acuden a El Norte a
quejarse, los atiende un reportero, no el Director Editorial o los propietarios.
Reitero, ha como están las cosas en la sociedad, que un alcalde ponga el ejemplo
con ejercicio sano, sirve para encausar a los jóvenes por ese camino.
El Norte siempre se ha distinguido por ser un medio crítico, valiente, verídico.
Perder su objetividad, es tirar una credibilidad bien ganada.
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Un comentario en «Periodismo ordinario»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.