dom. Sep 26th, 2021
  •  por Alejandro Páez de La Crónica de Hoy
  • Según las cláusulas del Tratado, el mercado laboral mexicano sería el más beneficiado, ya que se fortalecerían las normas y derechos laborales para mejorar las condiciones y promover salarios más elevados.
Senado ratifica el T-MEC | La Crónica de Hoy

Entre amagos de aplicación de aranceles a productos  mexicanos por parte del gobierno de Donald Trump, el  Senado de la República ratificó el Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá T-MEC por 114 votos a favor, tres abstenciones y cuatro en contra, de los cuales tres de ellos fueron de senadores de Morena y el otro de Emilio Alvarez Icaza.

Este nuevo acuerdo consta de 34 capítulos y supervisará un comercio valuado en casi 1.2 billones de dólares.

El T-MEC tendrá una vigencia de 16 años, pero se revisará cada seis. Si las partes deciden renovarlo estaría vigente por otros 16 años más. Pero, si hay un problema, los tres países tendrán otros 10 años para negociar y resolver las diferencias antes de que el tratado expire.

Entre las metas del tratado está que más autos y autopartes sean de manufactura estadounidense a partir de 2020. Para que un vehículo reciba tarifa cero, deberá contar con al menos 75 por ciento de componentes hechos en Canadá, México o Estados Unidos.

La manufactura de estos autos deberá realizarse por trabajadores que como mínimo ganen 16 dólares por hora.

En el acuerdo hay un apartado que permitirá a los tres países apelar a medidas antidumping y subsidios que alguno de ellos imponga frente a un panel integrado por representantes de las tres naciones.

El Tratado se envió al Ejecutivo Federal.

En EU, una vez que el T-MEC llegue a la Cámara de Representantes, se cuenta con 60 días para estudiarlo y emitir un voto; después, el acuerdo se envía al Senado en donde se realizaría el mismo proceso, pero en un periodo de 30 días.

Héctor Vasconcelos, senador Morena, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores aseveró que cada uno los países participes en el Tratado encontrarán ventajas, además de que sus intereses esenciales estarán resguardados.

“Este Tratado otorga certidumbre y estabilidad a los flujos comerciales y de inversión. Profundiza la integración económica y la competitividad de la región. Integra nuevos capítulos en diferentes materias, como derechos laborales, comercio digital, anticorrupción, pequeñas y medianas empresas y, medio ambiente. Establece un mecanismo de revisión y extensión del Tratado con la finalidad de adecuarlo a los retos que enfrentará la región”.

Con este acuerdo los sectores mayormente beneficiados serán el automotriz, el agropecuario, el de la propiedad intelectual, el comercio electrónico, el laboral y el comercio de servicios transfronterizos.

Según las cláusulas del Tratado, el mercado laboral mexicano sería el más beneficiado, ya que se fortalecerían las normas y derechos laborales para mejorar las condiciones y promover salarios más elevados.

La senadora del PAN, Gina Cruz Blackledge, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, señaló que con el T-MEC las condiciones de competencia en la región de América del Norte serán justas.

“El nuevo Acuerdo Comercial con Estados Unidos y Canadá se da un contexto complejo de tendencia al aislamiento y al proteccionismo (…) Estamos en mundo en el que la integración comercial es irreversible, tratar de regresar a economías cerradas o entrar en guerras comerciales son prácticas estériles que perjudican a las naciones, limitan sus posibilidades de crecimiento y afectan el futuro de sus ciudadanos, por lo que la aprobación del nuevo tratado, mejor conocido como T-MEC, es una señal clara que damos al mundo, de que el camino correcto para las economías del presente es la de la mayor integración comercial y la competitividad internacional”.

Verónica Martínez, senadora del PRI e integrante de la Comisión de Economía, destacó que México envía un mensaje de certidumbre y se declara listo para lo que venga en materia comercial en la región de América del Norte.

Las expectativas estiman que las ventas de México a Estados Unidos será una de las áreas más favorecidas. Se prevé que éstas que se eleven en 3.8 por ciento, mientras que las exportaciones de la Unión Americana al país crecerán 6.7 por ciento.

Esto equivale a un incremento superior a los 26 mil millones de dólares gracias al intercambio entre ambas naciones.

Los senadores de Morena y la oposición coincidieron que con el T-MEC se impulsará el crecimiento económico incluyente en los países, pues se atenderán las necesidades de las mayorías y se ofrecerá el bienestar que requieren.

Cabe señalar que los votos en contra de este tratado comercial fueron emitidos por legisladores principalmente de Morena, Ana Lilia Rivera, Jesusa Rodríguez, Nestora Salgado y Emilio Álvarez Icaza. Las 3 abstenciones fueron de Blanca Estela Piña, Víctor Fuentes y Martha Cecilia Márquez.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *