dom. Sep 26th, 2021

*Políticas de centroderecha, listas para enfrentar a los movimientos nacionalistas del bloque; Christine Lagarde deja el FMI para dirigir el Banco Central; España vuelve a los altos cargos tras ausencia de 15 años

Tres intensos días de negociación y enfrentamientos entre mandatarios europeos arrojaron, contra todo pronóstico, una nueva planilla de líderes de la UE, que por primera vez en la historia respeta el principio de paridad de género, con dos mujeres en los principales cargos.

De esta manera, la actual ministra de Defensa de Alemania, Úrsula von der Leyen, fue designada para convertirse en la primera mujer que preside la Comisión Europea (CE), desde su creación, en 1958.

La nominación de Von der Leyen se dio con todo y que la canciller alemana, Angela Merkel, se abstuvo de darle su apoyo porque los socialistas de su gobierno no respaldaban el nombramiento.

Aunque la aprobación definitiva depende del Parlamento Europeo, se prevé que la alemana sea ratificada, al ser una figura del establishment, no identificada con ninguna de las figuras propuestas previamente y que polarizaron a los líderes.

En la misma línea, la francesa Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), será la primera mujer que presida el Banco Central Europeo (BCE), su cargo también pasará por la sanción de la Eurocámara.

El acuerdo de los gobernantes del Viejo Continente incluye al español Josep Borrell, ministro de Exteriores de Madrid en funciones, para asumir la Política Exterior de la Unión Europea. Además, el socialista holandés Frans Timmermans y la liberal danesa Margrethe Vestager, quienes se sitúan como vicepresidentes de la Comisión.

“Estoy muy satisfecho por haber logrado el acuerdo y también por incluir a dos mujeres. Valió la pena la espera”, celebró el actual presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras concluir una de las cumbres más largas que se hayan celebrado para decidir el rumbo de la UE.

El encuentro fue convocado para el pasado domingo con la esperanza de dar carpetazo a un pacto que reservaba la presidencia de la Comisión a la izquierda. Pero la rebelión derechista contra este pacto trastocó todos los planes y prolongó la cumbre por tres jornadas, hasta ayer.

El reparto final, anunciado por Tusk, supone una rotunda victoria del Partido Popular Europeo (PEE), de derecha, que el pasado lunes logró bloquear la candidatura del socialista Frans Timmermans a la presidencia de la Comisión. El holandés se había perfilado como favorito. Unas 24 horas después, el PPE se llevó los dos principales puestos de la UE (el Consejo Europeo y el Banco Central).

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *