lun. Sep 20th, 2021

Por Salvador Hernández LANDEROS
Donald Trump diría: “business son bussines”. Tal vez, Carlos Slim: “negocio
que no deja, dejarlo”. A “El Bronco” hay que decirle: “Vaca que no da leche,
va pal rastro”.
Es de sobra conocido que el Gobierno es un mal administrador de empresas
rentables. Dizque porque son políticos, no empresarios.
Nuevo León está endeudado desde que Sócrates Rizzo dejó la administración
en Benjamín Clariond Reyes-Retana. Ellos abrieron el camino.
Los Gobernadores que les sucedieron, Fernando Canales, Fernando Elizondo,
Natividad González Parás y Rodrigo Medina, lo hundieron en deuda.
El manejo administrativo para el pago de la deuda no da margen para obras de
infraestructura necesarias en la actualidad. Y la solución es más deuda.
Además de la deuda está la corrupción de los últimos 20 años. Se acentuó en
la docena trágica Nati-Rodrigo. Y “El Bronco” no ha sido la excepción.
Aparte de la inseguridad, Nuevo León está padeciendo graves problemas con el
transporte público. Nunca había sido tan peor como hoy.
El transporte público es a base de concesiones. El problema es a quiénes se las
han dado. Hay una desigualdad enorme entre esos empresarios y políticos.
La Agencia Estatal del Transporte está rebasada. Cuestionada desde José
Natividad con antecedentes de miles de juegos placas vendidas ilegalmente.
La Eco-Vía es otra muestra de la incapacidad administrativa del Estado. No
falta mucho para el anuncio. Se cierra por incosteable.
Para salvar financieramente al Estado, sólo hay una salida. Vender El Metro
a la iniciativa privada. Los bienes son para resolver los males.
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *