lun. Sep 20th, 2021

Por Pedro García Treviño

El magisterio de Nuevo León padece acoso laboral por parte de la Secretaría Estatal de Educación que retiene salarios a docentes pacientes de enfermedades crónicas que requieren tratamientos continuos, informó Rubén Mario Garza Morales, secretario de Prestaciones de la Sección 50 del SNTE.

Señaló que esa práctica la lleva a cabo el titular jurídico que, sin el menor conocimiento científico, se atreve a descalificar cédulas médicas que acreditan incapacidades de trabajo.

También denunció otros “vicios” como el freno a los ascensos laborales, el regateo y negativa a otorgar Plazas, así como la perniciosa práctica de dar trabajo para la enseñanza bajo contrato, lo cual se ha tipificado como “contratismo”.

Estimó que lo anterior lo sufren unos tres mil profesores, por lo menos.

Pero, ¡no conformes con eso! –agregó-, expiden contratos de trabajo fijando el cincuenta por ciento de las horas laborales, lo cual implica un menor presupuesto educativo, cuyo destino se desconoce.

“Lo tomas o lo dejas”, advierten en la Secretaría de Educación, abundó el maestro Rubén Mario Garza Morales al señalar como el operador de todo lo anterior a la Dirección Jurídica.

Efecto en la Calidad

Esa inaceptable práctica tiene como consecuencia directa una disminución en la calidad de la enseñanza porque da lugar al conocido vicio laboral: “haces como que me pagas, hago como que trabajo”, puntualizó el experimentado maestro.

Y te reitero, cómo es posible que, en los casos de los compañeros maestros que padecen enfermedades graves, como cáncer y otras crónicas, un abogado se tome el atrevimiento de descalificar un certificado médico donde se acredita una incapacidad de trabajo, cuestionó.

El maestro Garza Morales explicó que el acoso que se practica sobre los docentes nuevoleoneses implica: violencia psicológica qué afecta la dignidad, genera desigualdad, discriminación, estigmatización y conflictos.

También, los intentos repetitivos y persistentes de un individuo atormentan, desgastan, para frustrar la reacción de otro mediante la intimidación, lo que refleja inestabilidad laboral.

Esto se refleja en escuela. En la Secretaría de Educación. En las regiones, en donde se obliga a los maestros y al personal de apoyo a cambiarse en contra de su voluntad, violentando el derecho a la inmovilidad y lesionando el derecho a la salud.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *