dom. Sep 26th, 2021

Pedro García Treviño

Volcánico como es, de súbito, Pato Zambrano se encaramó en una silla y exclamó: “odian (a los políticos) porque los han engañado mucho”.

La reacción del Pato obedeció al reproche de un venerable señor que a un par de metros, en otra mesa, en medio de la rueda de prensa, reprochó: “aquí se viene a desayunar”…La cuestión es que el autoproclamado aspirante a candidato a gobernador, impetuoso, hablaba fuerte sobre las obras que haría para ordenar la zona metropolitana de Monterrey.

“Hay que mediar, hay que mediar!”, dice Zambrano a los periodistas tras haber conversado brevemente con el comensal que lo había increpado. “Odian porque los han engañado mucho”, comenta.

Pato sostuvo un encuentro con la directiva de la Confederación Obrera Revolucionaria (COR) que lidera Omar González Colunga quien ofreció un desayuno en un restaurante de la avenida Garza Sada. La organización de trabajadores convocó al Pato para conocer sus propósitos como aspirante a candidato a suceder a El Bronco.

El dirigente de la COR expone que los trabajadores requieren mejores salarios y prestaciones sociales, así como capacitación para elevar la productividad. Dijo que la Confederación es apartidista por lo que está convocando a los aspirantes a cargos públicos a dialogar para conocer sus proyectos y propuestas de gobierno.

Zambrano expone al líder de trabajadores que, hasta la fecha, los gobernantes sólo han echado mentiras: “son actores, mitómanos” que ni siquiera saben expresarse con autonomía porque requieren de leer discursos, previamente “macheteados”.

“Yo -se sincera-, no soy un erudito ni un experto en todo, pero si llego a gobernador me rodearé de los mejores nuevoleoneses de las universidades.”

Pato se derrama y no repara en nada:

Implantaré el doble “hoy no circula” para abatir la contaminación metropolitana y reprocha el plan de la construcción de un segundo piso con caseta de peaje porque sólo lo usarán los privilegiados económicamente. “Allá abajo, entre los baches, que circulen en el trafical, los trabajadores”.

También impulsaría el trazo de seis líneas de Metro, concesionadas, con la inversión privada, con la tarifa actual, formidable infraestructura que tendría la capacidad de comunicar a toda la zona metropolitana de Monterrey. Lo cual no implicaría deuda para el gobierno porque la construcción y explotación sería una concesión privada.

Pato Zambrano dice que entre las soluciones al servicio camionero convocaría a la apertura de más rutas, pero, convocando a nuevos concesionarios, a los que les interese servir bien a los usuarios toda vez que a os actuales ruteros lo que menos les importa es la gente que aborda las unidades.

Cuestionó que en Nuevo León se permitan tarifas de 12 pesos cuando en el sureste se cobra 7 pesos y se utiliza el mismo diésel y al mismo precio. Reiteró que convocaría a licitaciones para nuevos empresarios del transporte que brinden un servicio digno porque los actuales creen que “trasladan chivas”.

Gobernantes del ayer

Pato Zambrano reconoce las políticas de gobernantes del pasado como don Alfonso Martínez Domínguez o el presidente Adolfo López Mateos a los que menciona como referentes de políticos sencillos y abiertos, en comparación con los soberbios que hay en la actualidad.

De don Alfonso destaca su sensibilidad para escuchar en aquellas memorables audiencias públicas en las que “don Alfonso escuchaba hasta el último ciudadano” que se presentaba a exponer un problema o una necesidad.

En cuanto a López Mateos reconoció sus políticas sociales como el de prodigar los desayunos escolares, el “bien comer” para poder aprender.

También se propone ampliar las oportunidades de ingreso a la educación media superior y anunció un convenio reciente con el Colegio de Estudios Contemporáneos (CEC) donde se van a otorgar descuentos en pagos con descuentos del 50 por ciento.

Impulsaría el aumento de la capacidad instalada en la UANL para aumentar la matrícula escolar, aspecto en el que resaltó que hay millones de jóvenes marginados, que no ingresan a la instrucción.

Mientras se disponía a despedirse de sus interlocutores de la Confederación Obrera Revolucionaria, una dama pregunta al cronista: “¿es Pato Zambrano, verdad?…”

-Sí. La dama sonríe y vuelve a su mesa. Pato ha sostenido encuentros con personajes e instituciones disímbolas porque, asegura, no tiene compromisos con nadie.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *