dom. Jun 26th, 2022


Por Salvador Hernández LANDEROS
De no ser por el diputado local Asael Sepúlveda Martínez, el Partido del
Trabajo, propiedad del millonario Alberto “Beto” Anaya, pasaría inadvertido
en el Congreso del Estado.
Asael, comunicólogo de profesión, de toda la plantilla que figura en la nómina
del PT, con su parsimonia se ha posicionado como líder natural en su bancada.
Ya son varios años de estar militando en el PT y escalar en varias posiciones en
la estructura del Frente Popular Tierra y Libertad por encima de otros peteistas.
Sepúlveda Martínez, es el director, con permiso, de la Universidad “Emiliano
Zapata” y otros cargos que ha ejercido en el sistema educativo del FPTL.
Ha sumado experiencia en su formación política como funcionario municipal
cuando Ricardo Canavati era el alcalde de Monterrey, en el trienio 2003-2006.
No hay que olvidar que en el 2015 fue candidato a gobernador, teniendo como
adversarios a Ivonne Álvarez del PRI y el Independiente, Jaime Rodríguez.
Asael fue factor importante en el 2017 para matizar la ausencia de Guadalupe
Rodríguez, quien ni siquiera acudió a rendir protesta como diputada local.
Sobre la ausencia de Rodríguez dijo: “En algún momento, en fecha cercana
va a regresar. Una vez que atienda algunas circunstancias personales” (sic).
En cambio, cuando Guadalupe Rodríguez reapareció, ella dijo: “Recibimos
amenazas de muerte, secuestro y desaparición por desafiar al sistema” (sic).
Muy diferente la forma y fondo en la expresión tanto de Asael como la de la
“Compañera Lupita”. Lenguaje suave contra el áspero y del pasado.
Asael se perfila como un candidato natural para la alcaldía de Monterrey, por
encima de gritones y fantoches sin pertenencia ideológica, sólo en la nómina.
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.