vie. May 20th, 2022

Pedro García Treviño

¡Mío! ¡Mío! ¡Mío!, reacción jubilosa de Mantequilla Nápoles (qepd) al obtener el título welter.
Así lo recuerda Mauricio Sulaimán, en artículo publicado en el Heraldo de México…
“Aquellos gritos de júbilo que se escucharon sobre el ring del Forum de Inglewood, en Los Ángeles, California, y que salían por el audio de los aparatos televisivos: “Mío… mío… mío…”, eran de José Ángel Mantequilla Nápoles. Había recuperado el título welter contra Billy Backus, el 4 de junio de 1971.”

Por nuestra parte, podemos considerar que: De físico bien “esculpido” en el gimnasio, José Ángel “Mantequilla” Nápoles era -además-, un portento en el arte de la defensa y la precisión en el golpeo, que le permitieron figurar con esplendor en el box.

En aquellos años, finales de los sesenta del siglo pasado, corría la versión de las “estrategia” del campeón en turno de eludir la confrontación con “Mantequilla” quien esperó con paciencia una pelea por el título welter, lo cual sucedió frente al estadunidense Curtis Cokes, en 1971, consiguiendo la corona a través de una magistral actuación.

Cómo disfrutamos los aficionados mexicanos aquella pelea donde Mantequilla ratificó su extraordinaria calidad de boxeador.

También es memorable su derrota ante el argentino Carlos Monzón campeón de peso medio, en una pelea desigual, hablando de diferencia en libras de peso, pero ese había sido un desafío aceptado por “Mantequilla” quien fue literalmente zarandeado por Monzón quien estaba en su punto como peleador.

Fue una época gloriosa del boxeo mexicano, donde se incluye al cubano, naturalizado mexicano, por sus altas dotes técnicas.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.