mié. Oct 5th, 2022

Por: Francisco J. Peña Medina

    La “caja registradora” de la empresa Monumentos Publicitarios S.A. de C.V., (“Emepe”) parece no tener descanso. Solo una hora fraccionada en segundos, esta compañía  cobra  90 mil pesos por concepto de la venta de anuncios transmitidos en un panorámico con pantalla electrónica, que al mes genera más  de medio millón de pesos y cerrando el año la cifra se dispara de forma
estratosférica.

    El asunto no tendría relevancia a no ser porque ese dinero se sustenta en un ventajoso comodato que el municipio de Santa Catarina al mando del alcalde panista,  Héctor Israel Castillo Olivares otorgó a la firma regiomontana, lo  que le permite usufructuar libremente espacios públicos, patrimonio de los santacatarinenes.

El acuerdo, tomado a intramuros, se concretó  con  la instalación de tres enormes espectaculares en  avenidas principales de la ciudad, con alta afluencia automovilística.

    Una investigación periodística  de Diario Digital nos llevó a descubrir que el edil, junto a sus más  cercanos colaboradores incurrieron en graves delitos, que van, desde  abuso de autoridad, coalición de servidores públicos, uso indebido de atribuciones y facultades, enriquecimiento ilícito y peculado este último, considerado el rostro oculto de la corrupción, se castiga con cárcel e inhabilitación de funciones en el servicio público.

    Documentos en poder de este  medio revelan que el 14 de febrero del 2018, el alcalde Castillo Olivares, en su carácter de presidente municipal dio en comodato, equivalente a un préstamo sin cobro, al empresario Guillermo José Pérez Salinas Chávez tres áreas estratégicas  del municipio.

    En la misma transacción que sirvió para celebrar algo más que el Día del Amor y la Amistad participaron  también  el Secretario del Ayuntamiento Roberto Carlos Farías García, el Tesorero Luis Gerardo Flores Almaraz y Rafael Hernández Morales, síndico Segundo del Ayuntamiento.

    En aquella ocasión con su rúbrica estos personajes permitieron deliberadamente que en la cláusula novena del  contrato de préstamo o comodato se “obligará”  al empresario donar dos carros marca Mitsubishi, modelo Mirage 2017 que presuntamente nunca ingresaron al patrimonio municipal.

    Cabe destacar que en los contratos de comodato no se pueden hacer contraprestaciones pues dejaría de ser un préstamo desinteresado.

Así, el delito queda a la vista, toda vez que  la atribución del alcalde es administrar los bienes del municipio, no darlos sospechosamente como una prestación a particulares.

    De esta forma, sin analizar y discutir el mencionado comodato en sesión de Cabildo para su aprobación o rechazo, la empresa Emepe, se convirtió de la noche a la mañana en la “dueña” de tres importantes espacios públicos ubicados en: la avenida Díaz Ordaz frente a la lechería Lala, Díaz Ordaz a un lado de la empresa Préstamo Express y otro más localizado sobre las calles Díaz Ordaz y Madero, en los límites de Santa Catarina y San Pedro.

    En esos puntos urbanos fueron instalados anuncios bipolares con gigantescas pantallas electrónicas de 12 metros de ancho por 7 de alto.

    En todos los municipios del área metropolitana las empresas de publicidad exterior pagan rentas de  cien mil pesos mensuales por los espacios municipales.

    Como pudimos constatar en la página Web de la empresa “Emepe”, ahí  se ofrecen spots de 10 segundos con transmisión de 6 de la mañana  hasta la medianoche; de lunes a domingo con un costo de 15 mil pesos por mes.

    Es decir, en cada minuto se pueden ver en la pantalla luminosa seis distintos anunciantes que pagan 90 mil pesos mensuales.

Esto nos revela que la empresa recibe millonarios ingresos que oscilan en más de medio millón por hora y misteriosamente no paga un solo centavo al municipio.

    El artículo 50 del reglamento de publicidad exterior fue pisoteado por el alcalde y sus funcionarios de confianza.

Y es que en la fracción 6 de este lineamiento se indica que se prohíbe instalar anuncios sobre parques, terrenos municipales, áreas históricas, monumentos, zonas naturales protegidas, en sitios donde estén programados desarrollos de vías públicas y esto, no se está  respetando en Santa Catarina.

    Y lo más grave, el alcalde autorizó  deliberadamente la instalación de los enormes panorámicos con anuncios electrónicos, a pesar de que estaba violando el reglamento municipal.

    En el caso del espectacular instalado sobre el boulevard de la avenida Gustavo Díaz Ordaz frente a la lechería Lala, el artículo 30 del reglamento para la autorización de  panorámicos en su fracción 8 ordena que cuando se
instalen anuncios tipo “C”, en entronques de avenidas o complejos viales la distancia mínima sea de 50 metros y en este lugar la calle se encuentra a escaso metro y medio de cerca.

    Se especifica también que los anuncios deben estar retirados 100 metros uno de otro y en ese lugar hay espectaculares a tan solo 50 metros.

Más terrible aún, el reglamento prohíbe instalar anuncios panorámicos cerca del cableado electrónico de alta tensión con el propósito de brindar seguridad y protección a la ciudadanía y para este efecto  la reglamentación fue simplemente letra muerta.

    Así las cosas, en Santa Catarina el tufo a corrupción es  insoportable.

Este reportaje fue transmitido en video a través del Programa La PolemiKa Con K si gustas escucharlo solo da click en este link:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=351271485750252&id=100026022092030

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.