Semillas, la historia de un luchador social gay en el México de los 80

Marcos Daniel Aguilar (La Crónica de Hoy)

*Mario Golden, escritor mexicano radicado en EU, dice que su primera novela narra las luchas por los derechos de los trabajadores y de las minorías lastimadas por el capitalismo.

Mario Golden es un escritor y dramaturgo mexicano radicado en los Estados Unidos. En sus guiones para cine y teatro ha abordado los temas de las luchas de poder, la sexualidad y la justicia social, especialmente en torno a los sectores marginados como el LGBT, de mujeres, trabajadores y campesinos pobres, inmigrantes en Norteamérica. Recientemente Letra Blanca editó su primera novela, Semillas, una historia con toques autobiográficos que transcurre en ambas naciones en la década de 1980, en torno a las luchas por los derechos de los trabajadores y de las minorías lastimadas por el capitalismo. Conversamos con Mario en torno a esta novela.

— ¿En qué momento escribiste Semillas, en qué contexto?

— Migré a los Estados Unidos cuando tenía 14 años, en 1978. Ahí pude llegar a estudiar becado a Stanford. Mi familia tenía problemas, pasamos de ser una clase media a ser parte del sector de los migrantes pobres de aquel país. Entonces fue una época compleja para mí porque en lo que salía del clóset y con mis problemas económicos, sentía que no encajaba en ningún lugar. Me involucré políticamente hasta que en Standford los compañeros se organizaron para manifestarse en contra del sistema de financiamiento de los Estados Unidos a las universidades sudafricanas en los tiempos del apartheid. Eso le dio un giro a mi vida. Cuando se acabó mi visa de estudiante me fui a vivir a Nueva York, pero ya como indocumentado, tal cual vive Gabriel, el protagonista de Semillas, quien tiene que trabajar en restaurantes y demás lugares para sobrevivir. Entonces quise regresar a México, pero ya con una visión marxista-leninista-maoísta y quise regresar a una lucha revolucionaria, al menos ésa era mi idea. Y cuando llego a México conozco a Jean María Castro, una de las grandes figuras del movimiento lésbico feminista en México. Y comenzamos a colaborar e íbamos a los plantones y a diversas luchas. Pero yo regresé al poco tiempo a los Estados Unidos a trabajar como transcriptor de reportes de patología, en esa época escribí la novela.

— En la novela Gabriel, el protagonista, vive diversos movimientos sociales en México, ¿en qué procesos inspiraste para contar esta historia?

— A finales de la década de 1980 en México justo estaba el proceso electoral del 88, íbamos a las marchas en contra del PRI, y fue muy interesante para mí participar en esa lucha para criticar al candidato del partido hegemónico, algo que en el pasado era impensable. Al lado de Jean María apoyamos a los sindicatos democráticos y criticamos a los sindicatos charros, que es lo que narro en la novela: cómo Gabriel, con una visión de izquierda, y a la vez de lucha por los derechos de la comunidad LGBT, se involucra en todo tipo de actos, como en la manifestación de los trabajadores de la industria automotriz que también ocurría a finales de los años 80. Gabriel es perseguido por las autoridades y debe huir al vecino del norte, en donde le toca vivir otra realidad, la de ser migrante, latino, en un país en donde aún no desaparece el racismo, el clasismo y la xenofobia. 

— El protagonista está comprometido no sólo con la causa LGBT, sino con la lucha obrera, ¿por qué?

— Quería reinvindicar con Semillas la experiencia de un luchador social, gay, en el México de los 80. Gabriel lucha constantemente porque la izquierda también acepte los movimientos feministas y LGBT, y en la novela aparece una crítica que hace Gabriel a la postura del Partido Comunista pues el partido criticaba a los homosexuales. Y es que algo en mí siempre se ha rebelado para ir al desarrollo de argumentos mucho más profundos, por ello no podía creer en la crítica simple que hacía una parte de la izquierda en México hacia el tema gay aunque estuviéramos luchando por las mismas causas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *