Fondo Político

Por: A. C. Guerra

“A chaleco”…

Lo último que respetan el gobierno en turno y su partido es la democracia. La han convertido en una “dedocracia”, regresando en el tiempo a aquéllos días en que de una lista determinada se señalaban los nombres que habrían de convertirse en candidatos a todos los puestos de elección popular en cada proceso electoral.

La tan llevada y traída “cuarta transformación”, que tanto aplauden las focas a las que se les paga un salario bastante alto para que “legislen”, ha marcado un serio retroceso en diferentes renglones de la vida nacional, pero especialmente en el aspecto democrático, dando al traste con lo conseguido en las últimas décadas, en las que se había logrado establecer un contrapeso que impedía que el presidente en turno tuviese todo el poder absoluto y se legislara a su antojo.

El famoso “carro completo” es uno de los objetivos hacia los que apunta la “Cuatrote”, para conseguir precisamente lo antes señalado. La mayoría ya la tienen en ambas cámaras, pero quieren más, quieren ser ellos los únicos legisladores, con todas las ventajas que eso representa. Han puesto candados para que la oposición no tenga oportunidad alguna, reducida a una vergonzante minoría, abarcando y dominando absolutamente todos y cada uno de los espacios legislativos. 

Dicen que “el que mucho abarca, poco aprieta”. Este ejercicio legislativo es de dominio pleno de Morena y sus partidos “satélite”, entre los que se encuentra el Partido del Trabajo, “propiedad” de Alberto Anaya Gutiérrez, pero del que se cuenta que su verdadero “patrón” es nada más y nada menos que Carlos Salinas de Gortari. Bueno, al menos se ha sabido que fue a instancias del ex presidente Salinas que se fundó dicho partido, encomendándole la tarea a su gran amigo de juventud, Anaya Gutiérrez.

El dominio ejercido por los morenos y cómplices  que les acompañan, ha sido pleno y se sienten dueños de todo el escenario. Pero las cosas están tomando un giro muy interesante, el cual se ha visto a partir de los procesos electorales realizados en Hidalgo y Coahuila, entidades en las que Morena fue rechazado definitivamente, siendo superado ampliamente por el PRI, sobre todo en Coahuila, en donde el ex “partidazo” ganó “de todas todas”, o como decíamos más arriba, con “carro completo”.

Los errores, los desaciertos, las obras faraónicas y costosísimas, el mal manejo de la crisis provocada por la pandemia, las inundaciones en el sureste del país, el desabasto de medicamentos y la falta de atención a los niños con cáncer, la inseguridad creciente, la corrupción descubierta el interior de la familia presidencial, en fin, el servirse no con “la cuchara grande” sino con el “cucharón”, han sido aspectos que la gente ha detectado y de ahí que la hayan dado la espalda a la supuesta “esperanza de México.

En las últimas semanas, la presunta “democracia” morenista ha dado en designar, no en elegir, designar candidatos a las gubernaturas de diferentes estados del país, mediante mecanismos que nada tienen qué ver con procesos internos limpios. Al contrario, se han inventado presuntas “encuestas” en las que, casualmente, aquellos que fueron designados o “dedeados” estaban a la “cabeza”.

Esto ha dado pie a un escenario enrarecido y del que se dice que resultará un fracaso mucho más grande que el ocurrido en Hidalgo y Coahuila, pues según se sabe, ninguno de los candidatos impuestos cuenta con la aprobación de la militancia morenista y tampoco son elementos reconocidos entre el electorado de las entidades correspondientes. Es más, el candidato a la gubernatura de Sonora, Alfonso Durazo, ex secretario de seguridad a nivel nacional, es un perfecto desconocido en su propio estado, pues tiene más de 25 años de no vivir allá.

El mecanismo de “designación” también se aplicó aquí mismo, en Nuevo León, con la presentación como pre candidata “única” de Clara Luz Flores Carrales de Guerra GHarza, quien apenas iniciado el año había renunciado al partido que le dio cobijo durante más de 25 años, declarándose “independiente” y ahora, arropándose en un partido al que no pertenece, en el que no ha militado y en el que, obviamente, no recibió una “bienvenida”, sino todo lo contrario.

La militancia morenista reconocida de Nuevo León está enardecida por esta imposición hecha desde el centro mismo y con la anuencia del mismísimo Andrés Manuel López Obrador, lo cual permite pronosticar que la señora de Guerra Garza y su “nuevo” partido tendrán el peor de los fracasos en Nuevo León. Los tambores de guerra suenan hacia el interior de Morena y si la “pre campaña” de Clarita no es nada clara, ya en campaña el panorama se le pondrá mucho más turbio. P’al baile vamos…

Pero por lo pronto, les deseamos una muy Feliz Navidad y que el 2021 inunde de dicha y felicidad cada uno de sus hogares.

2 comentarios en "Fondo Político"

  • el 24 diciembre, 2020 a las 7:49 AM
    Enlace permanente

    Nada nuevo en la política nacional siempre se han llevado todas las triquiñuelas por parte de los partidos en el poder para seguir robando y lógico hoy que no están andan desesperados pero al rato se acaba el show y regresamos a lo mismo y pal baile 💃 vamos

    Respuesta
  • el 24 diciembre, 2020 a las 7:55 AM
    Enlace permanente

    Se desgarran en la capital por las alianzas tranzas de los partidos PRI PAN Y PRD y aquí en Nuevo León se unen Morena y el PRI para darle la candidatura a CLARABEL pa que tanto brinco estando el suelo tan parejo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *