Política y gente

Por Pedro García

Dónde quedó la oposición responsable…

Ocurre que en Tabasco hay, se informa oficialmente, 200 mil familias damnificadas por las inundaciones, efectos que son remediados por el gobierno de AMLO con la entrega de muebles y enseres.

El apoyo, sin embargo, es insuficiente por la falta de existencias en las fábricas de estufas y refrigeradores, por ejemplo.

Mientras tanto, está por presentarse una cuestión de fondo en el factor tiempo y es que -por Ley-, el gobierno de la Cuarta Transformación, aunque quiera, no podrá satisfacer a las familias en los meses de abril y mayo porque se le acusaría de proselitismo electoral.

Luego, los damnificados estarán privados de bienestar básico como la preparación de alimentos por la falta de estufas y la imposibilidad de conservarlos al no disponer de refrigeradores debido a que la “oposición responsable” y el INE no son capaces de asumir un poquito de sensibilidad y sentido común de abrir al gobierno la posibilidad de dotar de dichos muebles, por una causa de extrema necesidad.

¿Pos no que la alianza PRI-PAN y PRD se asume bajo el lema “Va por México”? Ora es cuando chile verde…

A poco los mencionados partidos y sus padrinos, Equis González y el ex vocero patronal, De Hoyos, no podrían quitarse, por un momento, su prejuiciosa conducta y remitir un exhorto, petición o rogativa al INE para que, en Consejo General, permita a López Obrador mandar los apoyos a los damnificados aun en tiempos de campaña electoral con la advertencia de no incurrir en propaganda y que dichos opositores estarán vigilantes de señalar y entablar acusaciones por probables faltas a la Ley Electoral.

Cuestión de recordar que ya es delito penal el incurrir en trampas electoreras.

La oposición está perdiendo la oportunidad de presentarse como un flanco político de sensibilidad social y hasta de congraciarse con los electores pidiendo al INE una excusa legal para que el gobierno entregue los muebles y enseres que tanto requieren los miles de damnificados por las inundaciones, en Tabasco.

Por el momento, lo más factible es que los damnificados estarán dos meses sin estufas, refrigeradores y otros muebles porque un pretexto de Ley que muy bien podría salvarse si hay sensibilidad social en los actores partidistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *