mié. Oct 20th, 2021

Por Salvador Hernández LANDEROS

La detención de 14 soldados en territorio americano, es un hecho insólito desde la creación del Instituto Armado, que hoy exhibe la falta de orden y liderazgo.

Las imágenes de los “verdes”; uniformados, desarmados y esposados, además de hallar mariguana en uno de ellos, deshonra al otrora Glorioso Ejército Mexicano. 

Esas vergonzantes imágenes asientan la incapacidad de quienes ocupan los cargos de autoridad y con ello desalientan el progreso y sí alientan la desconfianza nacional.

Nos guste o no, lo ocurrido en El Paso, Texas, demerita al General Luis Crescencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional y al mismo presidente, Andrés Manuel López Obrador, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas del País. 

El presidente debe dar una explicación clara y concisa a los mexicanos de lo ocurrido con esos 14 soldados. Si quiere, desde su “púlpito mañanero”, pero sin peroratas “de que las cosas no son como antes, ni que él tiene otros datos”.

Lo cierto está, en que el gobierno federal ha confundido los objetivos en el uso del Ejército, al involucrar militares para resolver, además de la seguridad pública, los problemas políticos y sociales.

A los militares, llámense Ejército, Marina o Fuerza Aérea, no los podrán regresar a los cuarteles, “como antes”, pero sí a su función decretada en la fundación de la SEDENA, el 25 de octubre de 1937, siendo presidente Lázaro Cárdenas del Río.

Los presidentes y los generales secretarios, en su turno, han desvirtuado la función de los militares al usarlos para perseguir narcos, asaltantes, asesinos, secuestradores y hasta robacarros, la cual les corresponde a las autoridades civiles a través de sus instituciones policiales.

Actualmente, en la administración federal, a los militares se les encomiendan funciones que corresponden a civiles desplazados en áreas de albañilería, enfermería y otros más, so pretexto de la corrupción civil.

Aún hay tiempo para que el presidente Andrés Manuel dé un reordenamiento a las prioridades de su gobierno. Es razonable e indispensable no desmerecer más a una institución gloriosa y respetada.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *