sáb. Ene 22nd, 2022

Abel Moreno

Este martes 19 de octubre se cumplen los aniversarios luctuosos 76 y 51 respectivamente de los generales Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas del Río.

Se trata ciertamente de dos mexicanos de excepción, grandes revolucionarios, que aunque con una gran diferencia en edades, tuvieron importante paralelismo en la vida nacional, discípulo uno del otro y aunque sus nombres se asocian a un gran rompimiento político en la mitad de década de los treintas, la historia finalmente se encargará de reunirlos nuevamente…

Calles, oriundo de Sonora, maestro rural, abraza la causa revolucionaria en las filas constitucionalistas. En pleno movimiento armado es gobernador de su estado natal, y se convertirá en el brazo fuerte del obregonismo, lo que le servirá para presidir la república de 1924 a 1928, donde su obra habla de su estatura de estadista: la creación del Banco de México, el sistema nacional de irrigación, la comisión nacional de caminos, la primera legislación de pensiones, son entre muchos otros, aspectos destacados de su gestión presidencial. Particularmente destaca su papel frente a la crisis política de 1928, que deriva en la convocatoria a una gran reforma política nacional de la que nace el Partido Nacional Revolucionario.

Lázaro Cárdenas, originario de Michoacán, ingresa muy joven a las filas de la Revolución, también con los constitucionalistas. Crece al lado de Calles; asciende en el ejercicio de los primeros gobiernos revolucionarios, hasta ser gobernador de Michoacán y presidir el Partido Nacional Revolucionario. Es Presidente de la República de 1934 a 1940. En su ejercicio gubernamental si bien enfrenta etapas de inestabilidad y agitación, destaca sobre todo la expropiación petrolera, el reparto agrario y la transformación política con la incorporación de las organizaciones gremiales de obreros, campesinos y grupos de la clase media… para muchos es el último estadista que ha tenido México.

Dos personajes de tal relieve difícilmente caben en un espacio estrecho como el que representa el ejercicio del poder. Mas temprano que tarde los afectos ceden y las emociones explotan. El inevitable rompimiento político se hace presente: el maximato pierde y va al exilio, en tanto que pujante nace el presidencialismo y el cardenismo se hace leyenda…

En su momento el presidente Ávila Camacho intenta la unidad nacional a partir de la unidad revolucionaria sin mayor éxito… llega 1945 y el general Calles muere aquel 19 de octubre…

Habrán de pasar 25 años exactos, para que la “gran niveladora” enmiende la plana de la Historia y decrete, el 19 de Octubre de 1970, la muerte del general Cárdenas…

Lo que no pudo hacer la política, lo logra al fin, la muerte… tras 25 años entre uno y otro, Calles y Cárdenas compartirán en adelante la efeméride necrológica del 19 de octubre y más aún, sus restos también compartirán el lecho mortuorio, pues ambos reposan en el mismo sitio: el Monumento de la Revolución Mexicana…  

Calles y Cárdenas en su oportunidad muestran desde la primera magistratura del país, su capacidad de gobernar y su visión de estadistas, junto a una gran obra material, hay sobrados ejemplos de quehacer social y humano, y sobre todo de una capacidad y voluntad política que mucho se extraña en nuestros días.

Este martes 19 de octubre al recordar a estos dos grandes mexicanos, demos tiempo y espacio a la reflexión y entendamos que el mensaje de la “gran niveladora”, es un llamado a la unidad …

Monterrey, octubre 19 de 2021

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *