mié. May 18th, 2022

En el mundo existen aproximadamente mil millones de habitantes que viven con algún tipo de discapacidad, de acuerdo con cifras del Banco Mundial. 

Es decir, el 15% de la población global sufre de alguna limitación física o mental. 

Herramientas como la Inteligencia Artificial (IA) están ayudando a mejorar el panorama para las personas con discapacidad al promover la inclusión y accesibilidad en diversos frentes. 

“La Inteligencia Artificial tiene múltiples aplicaciones para ayudar a mejorar la vida de las personas con discapacidad. Por medio de sus herramientas se pueden facilitar procesos de comunicación y conexión entre la gente. Además, se puede empoderar a este grupo poblacional, ofrecerles una mayor independencia y, con ello, una mejor calidad de vida”, señala Gustavo Parés, director general de la empresa mexicana especializada en Inteligencia Artificial, NDS Cognitive Labs.

La Inteligencia Artificial enfocada en la independencia y comunicación. En una casa inteligente través de comandos de voz, la gente puede realizar varias acciones: desde poner música, escuchar las noticias, realizar una llamada telefónica, poner una alarma, redactar un mensaje de texto, apagar o prender las luces de algún cuarto, abrir las cortinas, controlar la calefacción, por poner solamente algunos ejemplos.  

Muchas de estas acciones ya forman parte de la vida diaria, y se realizan a través de dispositivos, gadgets o asistentes virtuales. 

Hoy en día es posible encontrar herramientas que utilizan tecnología de reconocimiento de imágenes o facial, para personas con discapacidad o debilidad visual; reconocimiento de lectura de labios, para gente con discapacidad auditiva; resumen de texto para personas con discapacidad mental, entre otras. 

La Inteligencia Artificial aplicada a la educación inclusiva. La asistencia por medio de la IA permite que gente con problemas de lectura, escritura o de aprendizaje tenga acceso a educación de calidad.

Esta tecnología también ayuda a detectar algún problema de aprendizaje y con base en estas características diseñar métodos para la enseñanza efectiva . Por ejemplo, en el caso de personas con trastorno de espectro autista, desarrollar habilidades sociales puede ser un reto. 

La Inteligencia Artificial aplicada a la salud. Esta tecnología tiene diferentes aplicaciones en el campo de la medicina y la salud, y en primera instancia, puede servir para detectar patrones y tener diagnósticos más acertados que lleven a tratamientos más efectivos. 

También permite que las personas con discapacidad puedan controlar sus dispositivos ortopédicos y así ser más independientes en sus labores diarias. 

Estos dispositivos están pensados para asistir la función de alguna extremidad, en lugar de reemplazarla, a diferencia de una prótesis robótica.    

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.