vie. May 20th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Mucho hay de verdad en este dicho popular. “Tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”.

Por toda la corrupción que flota del anterior gobierno, todo indica que Manuel González Flores será la “cereza del pastel” de la nueva administración.

Al ex secretario general de gobierno le van a cargar las cuentas del “Clan de Coahuila”, de sobrinos reales y postizos, además de los rencores acumulados.

Por la corrupción descubierta en la Secretaría de Educación, Manuel González era gobernador interino y designó a María de los Ángeles Errisúriz Alarcón.

Hay ilícitos cuya culpa no siempre recae en quien los comete, sino en quien los permite. Y Manuel se hizo de la vista gorda con “cien melones”

Los sobrinos, de quienes dicen que saquearon al Isssteleón, Javier y Manuel Flores Martínez, actuaron con la complicidad algún directivo, solos no.

Los primos también se enfilaron hacia la Secretaría de Movilidad y Transporte, en la que de “manera voluntaria”, alguien les facilitó ser permisionarios.

De buena suerte que el director del Isssteleón era Carlos Morales Rizzi y, su hermano Luis, jurídico del transporte, ambos “sobrinos postizos” del jefe X2.

A todos ellos, quien les daba las órdenes y los apoyaba era Manuel González Flores, a quien no se le hizo ser diputado federal por el desprestigiado PAN.

Aunado a lo anterior, se dice que los asesores de Samuel García son Fernando Elizondo Barragán y su “maestro de los martes”, Natividad González Paras.

Mucho se ha escrito y dicho de los roces entre Manuel y Nati, los cuales datan desde 1988 y, en el gobierno de “El Bronco”, con Fernando Elizondo. ¡Órale!

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.