mié. May 18th, 2022

Abel Moreno López*

La Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Nuevo León, expresión estatal de la Confederación Nacional Campesina, cumple 86 años de existencia como una organización que en su momento fue producto de un proceso de unificación de los diversos grupos de campesinos que coexistían en el estado.

Habrá que recordar que fue el presidente Lázaro Cárdenas quien dio un apoyo decidido y amplio a las causas campesinas y a la reforma agraria, lo que tuvo manifiesto en la expedición de su Acuerdo para la Unificación Campesina dictado en el mes de julio de 1935.

En dicho documento el presidente Cárdenas, convocaba a la clase campesina mexicana a realizar trabajos de unificación a fin de que en cada estado hubiera una sola Liga de Comunidades Agrarias, celebrando para ello asambleas representativas de todos los poblados ya dotados de tierra y aún de aquellos identificados como solicitantes que estaban a la espera de sus dotaciones.

En el mismo acuerdo, el presidente Cárdenas determinaba que fuese el Partido Nacional Revolucionario, el encargado de organizar los actos unificadores.

Correspondió a Nuevo León celebrar su congreso estatal los días 23 y 24 de noviembre de 1935, el cual tuvo lugar en el Teatro Independencia, el cual se ubicaba por la calle Zaragoza a la altura de Juan Ignacio Ramón, mismo sitio donde luego estuvo el Cine Rex y más recientemente el Cine Olimpia.

Desde el viernes 22 de noviembre fueron llegando las delegaciones procedentes de los municipios del estado, venía a razón de dos delegados por cada poblado, asimismo asistieron delegados fraternales tanto del estado como de otras entidades del país. En una nota de El Porvenir, se mencionaba que a la llegada de las delegaciones llamaba la atención que los representantes de los poblados llegaban todos armados con sus mausser. En otra nota se da cuenta que al momento de registrarse, les fueron retiradas dichas armas, las cuales se depositaron en un espacio seguro para regresárselas al término de la convención.

Para su estancia en la ciudad fueron alojados en tres espacios, una parte en la propia Casa del Campesino, otra en la Escuela Normal del Estado, en Juárez y Tapia y una tercera parte en la Escuela de Cooperativismo, por la calle Escobedo.

Fue el sábado 23 de noviembre cuando iniciaron los trabajos con los que culminaría en el estado el proceso de unificación agrarista. Según la prensa de la época se abrieron los trabajos con el registro de 814 delegados efectivos, la asamblea fue presidida por el Jefe del Departamento Autónomo Agrario, licenciado Gabino Vázquez, representando al dirigente nacional del PNR, licenciado Emilio Portes Gil, el gobernador Gregorio Morales Sánchez, el dirigente nacional campesino, profesor Graciano Sánchez, así como el dirigente estatal del PNR, José Othón Martínez e invitados especiales entre ellos el gobernador de Coahuila, el jefe de la zona militar y delegaciones de los estados de Coahuila, Chihuahua, Tabasco, Chiapas, Tamaulipas, Jalisco, San Luis Potosí y Puebla. 

Durante la jornada inaugural se celebraron sendas sesiones iniciando los los trabajos a las diez u media de la mañana y culminando pasadas las once de la noche. En la primera parte se realizó la instalación de la asamblea teniéndose las intervenciones del licenciado Gabino Vázquez y el profesor Graciano Sánchez. Rn la segunda sesión hubo un gran número de participaciones de los delegados de los diversos municipios, quienes planearon sus quejas, problemas y propuestas.

Llamo la atención la presencia y participación de un grupo de mujeres, haciendo uso de la palabra la Señora Elisa Garza de Sáenz en nombre del comité estatal del PNR, así como un par de maestras rurales que se distinguieron por las convicciones de sus discursos. Una de las maestras de nombre Graciela Murillo, dijo ser una agrarista consumada, en tanto que lo otra, en representación de los maestros federales de la 7a. zona expresó que si era necesario verter su sangre por la causa de la educación socialista y la redención del campesino, lo haría con gusto.

En la jornada dominical continuaron los trabajos y participaciones de los representantes de los pueblos campesinos, escuchándose otras intervenciones como la del dirigente estatal del PNR, José O. Martínez y el gobernador general Gregorio Morales Sánchez.

En el acto se eligió la dirigencia de la unificada Liga de Comunidades Agrarias la que quedó encabezada por Ladislao Medellín como Secretario General; Carlos Galán como Secretario de Organización Agraria; Donaciano Pérez como Secretario Tesorero y Arturo Chávez como Suplente.

Hasta aquí este breve recuerdo del origen de la actual Liga de Comunidades Agrarias de Nuevo León en su 86 aniversario. Enhorabuena!!

* Proyecto Cultural Agrarista

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.