vie. May 20th, 2022

Raúl Guajardo Cantú

Hemos comentado en nuestras últimas entregas que el gobernador del estado, Samuel García, ha cambiado su forma de actuar siendo ya gobernador con relación a la forma en que se comportó en campaña en lo referente a sus posiciones presupuestales, nos parece que de forma madura y sensata ha adecuado sus acciones y discurso en este rubro.

Como siempre, la realidad se empeña en ser ella y no tomar en cuenta los planes de los funcionarios. Tal es el caso de nuestro de Nuevo León.

Resulta que si bien el presupuesto, base cero según el gobernador, al parecer no contempla un aumento en las participaciones de los municipios, excepto en el caso de la capital del estado, Monterrey, donde gobierna un miembro de su propio partido.

Y es ahí donde se puede cuestionar la actitud sensata que hasta el momento ha tenido el gobernador, ya que deja fuera de las posibles mejoras presupuestales a 50 municipios, muchos de los cuales no son gobernados por sus correligionarios.

Si Samuel ha mostrado un grado de madurez política muy elevada en su actuar al frente del gobierno de Nuevo León, por qué poner en riesgo los buenos resultados alcanzados en términos de acuerdos con las distintas fuerzas políticas del estado, principalmente pensando en el hecho de que no tiene mayoría en el Congreso.

En realidad es difícil entender esta postura, quizá se esté pensando en apoyar el proyecto futuro de su “compadre” Luis Donaldo Colosio.

Como dice un conocido conductor de televisión: “Lo veremos, lo veremos”.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.