mié. May 18th, 2022

*Hace 25 años

Abel Moreno López

Fue hace 25 años cuando el Periódico Oficial del Estado, daba cuenta en sus páginas de la aprobación y consecuente entrada en vigor de la nueva Ley Electoral del Estado de Nuevo león, única que en la época pluripartidista ha sido aprobada por unanimidad en general, debido a que la iniciativa que le dio origen fue elaborada mediante consenso de los partidos políticos representados en el Congreso y el Gobierno del Estado.

Se trata de un documento fundamental en la vida democrática de Nuevo León que pudo superar años de cuestionamiento a su legislación comicial y sentar las bases para la celebración en lo futuro, de procesos electorales cada vez más confiables tanto para los actores involucrados como la sociedad en general.

Luego de la agitación y controversia generada en el país durante el año de 1994 y de avanzar en el nivel nacional con una reforma del IFE, casi a fines de 1995, el gobernador Sócrates Rizzo convocó a la creación de una instancia de diálogo y concertación que pudiera contribuir a superar las diferencias y cuestionamientos que agitaban la vida política del estado y buscar consensos que pudieran aportar avances en materia de reforma del estado.

Surgió así el Grupo de Trabajo para la Reforma del Estado, conocido coloquialmente como la “Mesa del Diálogo” donde se empezaron a procesar diferencias y quejas sobre importantes temas, conforme fue avanzando la operación del diálogo, pronto se acordó crear como un apéndice de esta instancia, el llamado Grupo Técnico Auxiliar para la Reforma Electoral, también llamado la “Mesa Técnica”. En ambos grupos participaban los partidos políticos con representación en el Congreso del Estado (PAN, PRI, PRD y PT) y eran coordinados por la Secretaría General de Gobierno.

La inesperada salida del gobierno estatal de Socrátes Rizzo y la llegada de Benjamín Clariond no fue impedimiento para que los trabajos de concertación continuaran. Tanto la mesa del diálogo como el grupo técnico, operaron bajo el criterio de avanzar privilegiando los temas consensuados, es decir en los que todos estaban de acuerdo, separando aquellos que requerían una nueva concertación, así fue posible que el 2 de septiembre de ese año 1996, presentaran ante el Congreso una iniciativa de Reformas a la Constitución en materia electoral, que desde luego fue aprobada y publicada el 18 de octubre de ese año y que sería el paso previo para una nueva ley de la materia.

Al iniciar el mes de diciembre, fue presentada la Iniciativa de nueva Ley Electoral del Estado de Nuevo León, la cual además de corresponder a los planteamientos de “la reforma constitucional en materia electoral ya aprobada por el H. Congreso del Estado, (…) constituye una oportunidad trascendente de actualización y modernización de un ámbito delicado y fundamental para el relevo ordenado y legítimo de autoridades públicas” rezaba el texto enviado por el Gobernador a la Legislatura.

Por su parte el Grupo de Trabajo para la Reforma del Estado afirmaba que ” la iniciativa que se suscribe representa un avance trascendental para la vida democrática de la entidad, destacando particularmente la metodología participativa que ha permitido que todos los actores políticos contribuyan a la construcción de los consensos que la han hecho posible”. Y agregaba “la democracia no es un proceso concluido, sino que evoluciona permanentemente. Los procesos eleccionarios evolucionan junto con la sociedad y el horizonte de las aspiraciones democráticas de los pueblos es cada vez más amplio. Corresponde a la sociedad vigilar que los procesos democráticos no sean regresivos, sino que conserven siempre su camino ascendente hacia formas cada vez más perfectas de organización social.”

Así el 12 de Diciembre de 1996, la LXVII Legislatura al Congreso del Estado, aprueba el Decreto No. 324 que contienía la Ley Electoral del Estado de Nuevo León. El decreto fue promulgado el mismo día por el Gobernador Benjamín Clariond Reyes Retana, asistido por el Secretario General de Gobierno, Juan Francisco Rivera Bedoya. Se publicó en el Periódico Oficial de Diciembre 13 de 1996, entrando en vigor el mismo día.

Se estima de justicia recordar aquí algunos de los protagonistas de aquellas jornadas democráticas: En el GTRE o mesa del diálogo participaron los dirigentes partidistas José Luis Coindreau (PAN), Juan Manuel Parás (PRI),  Santiago Dávila (PRD) y Alberto Anaya Gutiérrez (PT). En el Grupo Técnico, estuvieron entre otros representantes partidistas, Raúl Monter Ortega, Américo Ramírez Rodriguez, Roberto Benavides González, Ricardo Cantú Garza, Leoncio Ortega Hinojosa, Hector H. Gutiérrez de la Garza, José Angel García Cantú, Eliseo Vázquez Aguilera, Ricardo Aguilar Cárdenas y Armando Zurita. Por parte del Gobierno estuvo inicialmente Héctor Maldonado Pérez y posteriormente Juan Francisco Rivera Bedoya, asimismo participaron Jesús Arias Rodríguez y Sergio Elias Gutiérrez Salazar, quien fue Secretario Técnico del GTARE. En el Congreso del Estado tuvieron activa participación las Comisiones de Legislación y Puntos Constitucionales y la de Gobernación, encabezadas por los diputados Arturo Charles y Jesús Ayala Villarreal.

Con la Ley Electoral del Estado de 1996 inició una etapa importante para el quehacer electoral local, destacando principalmente lo que se ha dado en llamar la ciudadanización de los organismos electorales. Además entre sus innovaciones están: la corresponsabilidad de partidos y ciudadanos en la conducción de los procesos electorales; se fijan los principios rectores de la actividad electoral; se define el voto activo como derecho y obligación personal e intransferible, que se expresa en elecciones auténticas y periódicas. La afiliación a los partidos políticos será libre, individual y voluntaria.

Se incluye la figura de observadores electorales; Los partidos políticos tendrán un mínimo de elementos para sus actividades; acceso equitativo a radio y televisión estatales y financiamiento público. Las sesiones de los organismos electorales serán públicas. La Comisión Estatal Electoral se integra con 5 Comisionados Ciudadanos propietarios y dos suplentes comunes. Los representantes de los partidos políticos tendrán derecho a voz pero no a voto. Los Comisionados Ciudadanos serán designados a partir de una convocatoria pública.

Se fijan topes de gastos a las campañas electorales. La CEE computa y califica las elecciones de Gobernador y Diputados, también promueve y organiza debates entre candidatos. Se prohíben obsequios de dinero en efectivo; se crean las Mesas Auxiliares de Cómputo. El Tribunal Electoral del Estado se integra por tres Magistrados Numerarios y dos Supernumerarios, entre otros aspectos.

A 25 años de la publicación y entrada en vigor de la Ley Electoral de 1996, más allá de sus contenidos específicos, se evoca el trabajo y la voluntad política que permitieron su confección, lo que tuvo su reflejo en un proceso legislativo ágil y unánime en lo general. Ese ejemplo de concertación, de suma de voluntades y acuerdos en lo fundamental, siempre será objeto de encomio y reconocimiento de la sociedad… Hasta la próxima…

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.