mié. May 18th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Del gentilicio regiomontano proviene la palabra Regio que significa lo relativo al Rey o la realeza. Y se supone que así vivimos en la metrópoli regia.

Pero la realidad diaria nos muestra que por muy reyes y con mucha realeza, los regios somos muy mugrientos, o mugrosos, que viene siendo lo mismo.

Conste, de que se acumule basura en las calles del Área Metropolitana, que incluye Monterrey y once municipios más, no es culpa de la autoridad.

Los alcaldes de Monterrey, Guadalupe, San Nicolás, Escobedo, Apodaca, García, Santiago, Santa Catarina y San Pedro, no son los responsables.

Sin ofender a los cerdos o puercos, a quienes debemos pedir disculpas, los marranos, cochinos y sucios somos nosotros mismos, peor que los animales.

Con todo respeto y a quien le caiga el saco, que se lo ponga. Pero la gente mugrosa que tira o genera basura en la vía pública, a mí, me cae muy mal.

Enerva ver en parques, ataviados en shorts, a hombres y mujeres paseando o corriendo con sus mascotas que, donde quiera, depositan sus heces fecales.

Me dan pena las pobres mascotas. El cerebro de cacahuate de sus propietarios no es nada digno para esos caninos. Y peor, quienes a ellos les echan la culpa.

Un día enfrenté a un mugroso. Lo insté a no tirar la basura en la vía pública. Su respuesta me conmovió. Dijo: “por eso pago mis impuestos y predial”. ¡Gulp!

Los fritangueros generan mucha basura e insalubridad y están por todas partes. Afuera de hospitales, iglesias, oficinas municipales y estatales.

Calles inundadas con deshechos plásticos, comida chatarra, pañales y hasta cubrebocas. El colmo; también los camiones urbanos son depósitos de basura.

Pongamos a jalar a regidores y diputados para modificar reglamentos, así como el de tránsito y puesteros, para combatir a todos esos mugrientos regios.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.