sáb. Jun 25th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

El gobierno de EU no se anduvo por las ramas. Nomás le faltó agregar la humillante frase que se conoce como: “With Money The Dog Dances”.

Los protocolos diplomáticos que merece México los hizo a un lado. Atacó directamente un problema que, resolverlo, corresponde a la autoridad mexicana.

El departamento de Estado americano ofrece 5MDD de recompensa para quien colabore con información sobre los cuatro hijos de “El Chapo” Guzmán.

El presidente americano, Joe Biden, cuidó las formas y empleó las instancias oficiales, pero el “madrazo”, seco, exhibió y ninguneo al pueblo mexicano.

Obvio que la recompensa exhibió directamente al presidente Andrés Manuel, quien, desde hace dos años, carga el estigma de protector de esa familia.

Lo ocurrido el 17 de noviembre del 2019, cuando el presidente asumió la responsabilidad de liberar a Ovidio Guzmán, se lo recuerdan reiteradamente.

Pero el grave problema de la drogadicción, va más allá. Resolverlo implica la participación de las familias mexicanas, algunas involucradas en la droga.

López Obrador tiene razón al expresar que la detención de los cuatro hijos de “El Chapo” Guzmán, es una responsabilidad de las autoridades locales.

Su oferta de “abrazos, no balazos” va a quedar fuera de control. La oferta de Estados Unidos es muy tentadora, no por la cantidad, sino como pretexto.

Busca EU resolver el problema que tiene con sus ciudadanos por la adicción a las drogas, con la mira puesta en los hijos del capo mayor encarcelado allá.

La recompensa podría dañar a muchas familias mexicanas. En nosotros está cuidar a nuestros hijos, paradójicamente, con abrazos, no balazos.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.