mié. May 18th, 2022

La gran mayoría de las empresas en México son micro, pequeñas y medianas.  De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2019 el 99.8% de las empresas en México eran de este tipo. En gran medida, se trata de negocios familiares que han sabido sobrevivir años y hasta décadas a las inclemencias económicas y sociales de sus sectores. Sin embargo, esto no significa necesariamente que han articulado mecanismos de adaptación al mercado, sino que su resiliencia viene de soportar problemas de manera sistemática. 

La pandemia por Covid-19 trajo nuevos desafíos para cualquier empresa, pero en particular hizo evidentes los problemas estructurales de las Pymes mexicanas. Por ejemplo, de acuerdo a la Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por COVID-19 en las Empresas (ECOVID-IE 2020) del INEGI, al menos 86.6% de los negocios se vieron afectados por el coronavirus, particularmente en relación con sus flujos de dinero y la administración de los mismos.

“Lo que vemos son negocios que por tradición o herencia no tratan de entender los ecosistemas financieros y económicos de su alrededor, ni que las dinámicas de compraventa son muy diferentes a los que prevalecían cuando el negocio arrancó hace dos o tres generaciones. Principalmente, por desconocimiento mantienen estática su estructura, procesos y logísticas, sin contemplar realmente los retos emergentes”, explica el Dr. Guillermo Cruz, presidente y fundador de Asesores de Consejo y Alta Dirección (ACAD), empresa de consultoría para negocios familiares.

En un ambiente de volatilidad y cambios constantes, incorporar prácticas de gobierno corporativo pueden ser una solución de largo plazo para la estabilidad de Pymes que se sostienen a base de estructuras administrativas improvisadas y casi siempre heredadas.

¿Qué es el gobierno corporativo?

Cuando se habla de gobierno corporativo se entiende un conjunto de políticas y prácticas que ayudan a tener un mejor control en la administración de una empresa. De tal manera, funcionan como auxiliares de sistematización de procesos que dan mayor transparencia, equidad y solidez a los intereses de los accionistas o dueños de un negocio. 

El fundador de ACAD señala que el gobierno corporativo no suele estar en el radar de las Pymes, pero presenta beneficios tangibles para el quehacer diario de la empresa. “Básicamente, ayuda a tener claridad sobre la estrategia a largo plazo, para tener elementos de reacción mucho más robustos para enfrentar retos y aumentando la resiliencia de los negocios que implementan estos modelos”. 

Establecer un gobierno corporativo en una empresa comienza con la articulación de un Consejo de Administración con responsabilidades bien definidas, así como un Comité de Auditoría que ayude a asegurarse que todo lo que se hace en el negocio está debidamente ejecutado. Junto con estos órganos de administración y control, es necesario desarrollar los procesos de la empresa con documentación constante. Así pues, se trata de poner por escrito y con la mayor claridad posible todo el entramado de la empresa para poder ejecutar y evaluar estratégicamente su posición en el ecosistema y mercado en los que se encuentra. 

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.