vie. May 20th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Cuánta verdad contiene el refrán que dice, “El interés tiene pies”. 

El refrán viene al caso por las “merecidas vacaciones que disfruta” el joven gobernador Samuel García en Baja California y que concluirán el 2 de enero.

Muy lambiscón se leyó el comentario que se difundió señalando que “El Gober le entró con harto apetito al caldo de borrego, barbacoa y chilaquiles” (sic).

Esto ocurrió en la región vitivinícola de Valle de Guadalupe, en BC, “donde descansó y festejó su cumpleaños 34 con su esposa y algunos amigos” (sic).

El doctor Samuel García, podrá argumentar que él costeó los gastos de ese viaje, que los pagó de su bolsillo. Y que sus amigos hicieron lo propio.

Si cada quien pagó lo suyo, no hay tos. Pero quién pagó hotel y comidas de los escoltas y de seguridad “que sacrificaron familias en Navidad y Año Nuevo”. 

Con interés desmedido dieron a conocer que “el Gober se toma unos días de descanso y se fue a pasear a uno de los viñedos de Ensenada” (sic)

Visitar un viñedo no es para hacer negocios que beneficien al Estado y ni para abrevar cultura.  Se bebe el vino como en Valle de Napa, California, EU.

Si el Gober justifica que pagó los gastos, bien por él. El asunto es si merecía vacaciones y qué tanto se ha cansado en los apenas tres meses en el cargo.

Un infeliz obrero o empleado, para merecer vacaciones en cualquier trabajo, se tiene que “fletar” 365 días para disfrutar una semana que la Ley le otorga.

Además, esas vacaciones de Samuel son para patrones. Y un gobernador es empleado de los ciudadanos que lo mantienen con sus impuestos. Así de fácil

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.