lun. Nov 28th, 2022

Por Rogelio Romero

Hace un año Estados Unidos vivió una crisis de legitimidad que puso en peligro todas las instituciones democráticas de la nación, y la violación más flagrante a los principios de la Constitución por parte de un ex mandatario conservador (Donald Trump) que no quiso aceptar su derrota en las urnas.

Ese 6 de enero del 2021 Trump pronunció cerca del Capitolio (sede del congreso de Estados Unidos) un discurso incendiario, que cientos de sus seguidores tomaron  como una señal de que el ahora ex mandatario no aceptaría los resultados de la elección y que estaba dispuesto a no dejar el poder, la turba enajenada asaltó y vandalizó la sede del congreso estadounidense lo que dejó como saldo 5 muertos.

En las horas que siguieron a esta tragedia nacional Trump perdió toda legitimidad como presidente y político, incluso ante miembros del Partido Republicano. Se desdijo del incidente además de que casi se vio forzado por su equipo de asesores menos radicales, a llamar a la calma a sus seguidores.

Trump busca volver a la política nacional aprovechar sus propias plataformas digitales para que su mensaje ultraconservador sea escuchado, como si el público estadounidense pudiera olvidar tan fácilmente lo que sucedió en el invierno pasado.

Existe una Comisión de la Verdad en el Congreso de Estados Unidos que investiga lo que sucedió ese trágico 6 de enero, pero qué tanto podrá profundizar en la relación directa de Trump con los hechos, muchos analistas políticos descartan que las conclusiones vayan a  arrojar alguna acusación legal sobre el ex mandatario.

Además una serie de libros sobre los hechos acaecidos ese día  escritos por prestigiados periodistas que cubren la fuente política   se adhirieron durante el 2021, esto  para esclarecer más los violentos hechos y hasta donde estaba presuntamente dispuesto llegar el ex mandatario.

Así como Trump impulsó  su regreso a la escena política tratando de justificarse sobre el pretendido fraude de las elecciones del 2020, su partido el Republicano, también se prepara para que otros políticos que no tienen relación con la ultraderecha le hagan frente al movimiento de Trump.

Entienden que la toma del Capitolio fue un asalto a la democracia y una violación tajante de los principios constitucionales, que un ultraconservador como Trump no puede ni debe volver a gobernar la nación.

Biden derrotó a Trump porque supo capitalizar todas las contradicciones, polémicas, controversias y panorama adverso que trajo el coronavirus sobre el bienestar de la economía del país.

Su alianza política con el movimiento progresista dentro del partido demócrata encabezado por el senador Bernie Sanders, fue crucial para legitimarlo como candidato y después ganar la presidencia del país.

El reto para Biden ahora es contrarrestar  a esos grupos ultraconservadores que siguen apoyando las ideas de Trump, es algo que se definirá en la elección intermedia, pero la verdad es que en Washington la clase política no quiere saber nada del ex mandatario republicano.

La derrota final de Trump no depende de los demócratas sino de los mismos republicanos los más moderados, y que defienden las ideas clásicas de democracia que encabezaron ex mandatarios como Ronald Reagan o George Bush, mucho menos radicales que las que propone el ex inquilino de la Casa Blanca.

Si estos republicanos moderados son capaces de levantar una figura política  importante que plantee un nuevo rumbo a su partido, alejado del conservadurismo extremo entonces se habrá dado un paso importante.

Nadie quiere una nueva trasgresión a las instituciones democráticas del país, ni a los saldos negativos de todos los chivos expiatorias en los que por desgracia se convirtieron cientos de ciudadanos estadounidenses que cayeron en el discurso manipulado de Trump, y los diferentes grupos de ultraderecha que participaron.

Hoy esos cientos de ciudadanos están enfrentando procesos penales  o cumpliendo sentencias carcelarias menores, esto por haber participado como parte de la turba que causó daños y destrozos en el Capitolio. Nunca más debe ocurrir una manipulación política de tales dimensiones.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.