dom. May 15th, 2022

Ser gobernador o gobernadora de una entidad trae consigo una gran responsabilidad, durante seis años, los políticos que ejerzan ese cargo deberán rendir cuentas a los paisanos que los pusieron en ese puesto.

Sin embargo, de manera justa e injusta, éstos achacarán todo mal a esa persona a cargo del gobierno. Las promesas de campaña siempre son demasiadas, e incluso en el escenario de que no se presenten imprevistos catastróficos.

Pero si contra toda lógica uno buscó esa responsabilidad, y ofreció hacer y deshacer sin límite, ¿es legítimo que un gobernante se asuma como un trabajador más tome vacaciones?

De acuerdo con la columna de Salvador Camarena en El Financiero, este fue el caso de los gobernadores de Jalisco, Enrique Alfaro; Cuauhtémoc Blanco, de Morelos, y Samuel García, de Nuevo León, quienes decidieron tomar vacaciones de fin de año.

En el caso de Alfaro y Blanco, ambos asumieron funciones en 2018, mientras que el neoleonés, apenas tomo el cargo el pasado mes de octubre. Dicho de otra forma: a los primeros se les está terminando el tiempo; el tercero prácticamente ni ha iniciado.

‌México atraviesa por una pandemia que ha golpeado a miles de familias; los pronósticos económicos no son alentadores y la violencia se muestra imponente.

Ante tales acontecimientos qué pretexto puede aducir el líder de una entidad federativa para pedir vacación. ¿Que está cansado? ¿Que ya chole con las olas del Covid? ¿Que la economía es responsabilidad federal? ¿Que ya no aguanta las mañaneras ni al de Palacio? ¿Que cumplió las semanas y le tocan sus días? ¿Que en fin de año nunca pasa nada? ¿Que el gobierno debe vacacionar? ¿Que es muy cumplidor? ¿Que tiene equipo de sobra y él estará al pendiente?

Nadie pide seres incansables, sino políticos sensatos que al asumir el cargo entiendan que la oportunidad de servir termina demasiado pronto, que convertir el tiempo en un recurso al que se le extrae el máximo provecho al intentar gobernar eficientemente seguro agota, pero vale la pena.

La ausencia de estos mandatarios ha sido criticada en redes sociales, sobre todo el caso del gobernador de Nuevo León quien con tres meses en el cargo decidió irse de vacacionar y publicar en redes su días de descanso en compañía de su esposa Mariana Rodríguez en Baja California donde disfruto de la playa, los viñedos y de pasó celebró su cumpleaños número 34.

Por su parte, el mandatario de Morelos, Cuauhtémoc Blancofue captado de vacaciones de fin de año en Río de Janeiro, Brasil.

La polémica en este caso fue por la presunta ilegalidad en los documentos con los que el ex futbolista solicitó permiso para ausentarse del cargo.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.