jue. Dic 8th, 2022

Raúl Guajardo Cantú

Aunque las expectativas pueden señalar que el aumento en los contagios por Covid se estabilizarán en breve, la experiencia en Estados Unidos y Europa nos llevan a pensar que no será así, que la meseta se alcanzará, si bien nos va, allá por marzo o abril.

Esta situación resulta relevante debido a que el gobernador, tal como el presidente de México, está empeñado en el regreso a clases presenciales, se pague el costo que se pague en contagios y en hospitalizaciones, por no hablar de muertes.

Al menos así lo hizo patente cuando señaló que las clases en línea no han sido lo suficientemente exitosas y que se han perdido dos años en el ámbito educativo, los cuales, por lo demás, aseguró, serán irrecuperables.

Por desgracia, el gobernador no hizo suficiente énfasis en el hecho de que los gobiernos del estado y federal no apoyaron a los alumnos que, debido a sus condiciones económicas, no tuvieron acceso a Internet durante la pandemia y muchos de ellos de plano abandonaron sus estudios, como lo demuestran los números del Coneval.

Samuel García debería haber lanzado, junto con sus juicios acerca de la educación, algún programa que permitiera que todos aquellos estudiantes de escasos recursos que no tienen acceso a Internet pudieran tenerlo, ya que ello resulta imprescindible si, como todo indica, la educación continuará siendo a distancia.

A menos claro está que como lo diría un expresidente, “haiga sido como haiga sido”, la educación volverá a ser presencial, cueste lo que cueste o, como lo dijo Andrés Manuel “llueve o truene”.

Aunque, por otro lado, quizá las prioridades del gobernador se encuentren en otro lado…

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.