mié. May 18th, 2022

Abel Moreno López

En la ceremonia de toma de posesión del gobernador de Nuevo León, en el Congreso del Estado, su Presidente, pronunció un vibrante discurso, que en su parte relevante decía a sus compañeros diputados: El pueblo que nos ha elevado a estas alturas estará pendiente de nuestras obras; y si son buenas, habremos correspondido a sus nobles esfuerzos y recibiremos sus felicitaciones entusiastas al trasladar el poder a mejores manos; si son malas habremos defraudado sus esperanzas, y su maldición y su desprecio nos perseguirán hasta el fin de nuestros días. No olvidemos que el pueblo puede perdonar a los que lo oprimen, pero jamás perdona a los que le engañan”.

El que habla así es el diputado Santiago Roel Melo, presidente del congreso en junio de 1917, en la sesión solemne en que Nicéforo Zambrano rindió su protesta de ley como gobernador constitucional del estado.

Destacado abogado del foro nuevoleonés, importante historiador, agudo editorialista, gran polemista y político, Santiago Roel Melo, miembro de una activa familia en la vida social y política de Nuevo León, es ante todo, desde la perspectiva de quien esto escribe, el ejemplo de un buen legislador.

En esta semana se cumplen 65 años de su sensible deceso, acaecido el 19 de enero de 1957 en esta ciudad de Monterrey de la cual fue originario. Estudió en el Colegio Civil. Ingresó a la Escuela de Jurisprudencia, donde sus estudios se vieron interrumpidos a causa de los sucesos políticos de 1903, por lo que obtendría su título hasta 1907.

 En aquel año de 1903, intervino, con Antonio de la Paz Guerra, Galdino P. Quintanilla y otros, en el movimiento electoral antirreyista, tanto como un participante activo como desde el ejercicio del periodismo en el semanario estudiantil Redención.

En 1904 fue fundador, con de la Paz Guerra, de Renacimiento, publicación en la aparecieron sus primeros escritos como historiador. Fue Síndico del Ayuntamiento de Monterrey, en 1912. Asimismo fue integrante de diversas sociedades cívicas y académicas. La Academia Nacional de Historia y Geografía le otorgó, en 1948, las Palmas Académicas.. Mantuvo en el Porvenir, la sección “Conozca Nuevo León”, en la cual divulgó noticias sobre personajes y acontecimientos del pasado regional. Fue un gran conservador de las tradiciones nacionales y del sentido de la mexicanidad. Miembro fundador y presidente honorario de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, desde 1942.

Autor de Juárez, Refutación al libro de don Francisco Bulnes por un estudiante (1904); El Sufragio Proporcional (1913); Gral. Lázaro Garza Ayala, Apuntes biográficos de su vida militar (1926); Dr. José Eleuterio González, Apuntes biográficos (1938); Nuevo León. Apuntes históricos, varias ediciones desde 1938; Rasgos biográficos de Fray Servando Teresa de Mier (1942); Correspondencia particular. Juárez – Vidaurri (1946); Malinchismo Nacional (1955 y 1956); etc.

El licenciado Santiago Roel fue Diputado al Congreso Constituyente local, en 1917, más tarde Diputado Federal al Congreso de la Unión y Senador suplente en 1928.

Electo por el primer distrito local, correspondiente a la ciudad de Monterrey, el licenciado Roel tuvo una activa participación en su ejecicio como diputado de aquella trigésima séptima legislatura constitucional del estado, que fue a la vez el quinto Congreso Constituyente local.

Ahí destaca particularmente por su trabajo, por su oratoria desinhibida y siempre propositiva. Su activismo legislativo además de atender el debate político, tuvo reflejo en el trabajo en las comisiones encargadas de elaborar el proyecto de Constitución. También participó en la comisión de estilo.

Su rol en el Congreso Constituyente de Nuevo León en 1917, fue tan importante que podría decirso que fue el alma de ese congreso, ya que su presencia se hizo sentir en las mas diversas formas y contenidos.

Entre otros aspectos Roel llegó a proponer la incorporación al texto constitucional del sistema de representación proporcional en materia electoral, tema que finalmente se descartó, sobre todo, porque quizas la mayoría no entendió el concepto.

Sobre ese tema él ya había escrito un ensayo desde 1913 y en esencia la propuesta es sencilla: que los partidos contendientes obtengan los cargos que proporcionalmente les correspondan según la votación obtenida…

En fin Santiago Roel Melo logró junto al resto de los constituyentes, elaborar una constitución que respetando el principio de supremacía de la constitución federal, mantuviera e incorporara aspectos distintivos particulares de nuestro estado, como aquella disposición respecto de que los nuevoleoneses tienen preferencia para ocupar los cargos públicos en el estado.

El breve ejemplo de su elocuencia política con que inició este relato, por provenir de un diputado y dirigirse a sus pares en el recinto legislativo, en momentos en los que aún estaba en curso el movimiento revolucionario, merece la reflexión de todos, particularmente de los actores políticos, porque encierra una gran verdad con gran validez en nuestro tiempo: “si (nuestras obras) son malas habremos defraudado sus esperanzas, (del pueblo) y su maldición y su desprecio nos perseguirán hasta el fin de nuestros días. No olvidemos que el pueblo “puede perdonar a los que lo oprimen, pero jamás perdona a los que le engañan”...

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.