lun. May 16th, 2022

A un día cumplir un año en la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, admitió que la lucha contra COVID ha dejado un grave costo emocional y económico, pero están mejor posicionados que hace un año y no retornarán a los cierres, pues no se dará por vencido para combatir este virus.

Aseveró que con el avance de vacunación, de hasta 70 por ciento en adultos completamente vacunados, “los mejores días aún están por venir”, luego de reconocer que ha aumentado la molestia de la población en torno a la pandemia, pero insistió que no habrá nuevos cierres, pues las escuelas deben continuar abiertas.

Luego de que el país rebasó los 850 mil decesos, insistió que están mejor que el año anterior, por lo que reiteró el llamado a vacunarse contra COVID y reconoció que pese a la lentitud con la que reaccionó su gestión ante la escasez de pruebas de detección pondrán a disposición de la población hasta mil millones de éstas de manera gratuita, pues aún no termina el trabajo contra el COVID.

El líder demócrata agregó que afortunadamente, pese a la ola Ómicron que calificó como una nueva amenaza, va a la baja la tasa de decesos y ahora el objetivo es centrarse en recuperar la economía por el alza en la inflación, así como responder a los problemas en la cadena de suministro, plan de reconstrucción y elevar la competencia, para evitar el aumento de precios.

Biden admitió que uno de los mayores retos de su gestión ha sido la falta de apoyo del Partido Republicano para legislar en torno a los apoyos a la población en medio de una de las crisis sanitarias más severas y al ser cuestionado por la prensa descartó que haya hecho promesas de más y reiteró que han avanzado en esta lucha.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.