vie. May 20th, 2022

Luz María Ortiz Quintos

Instituto Nacional de Consultoría Familiar ac

La nueva pregunta de primer contacto, ahora es sobre si ya te vacunaste, ¿qué vacuna?, ¿en dónde? , ¿cuántas dosis?.. y estamos de acuerdo en que las vacunas han salvado a la conservación de la especie humana, en los tiempos de la viruela negra, La viruela (del latín variola: pústula pequeña) fue una enfermedad infecciosa  grave, contagiosa y con un alto riesgo de muerte, causada por el virus Variola. El último caso de contagio natural se diagnosticó en octubre de 1977 y en 1980 la Organización Mundial de la Salud certificó la erradicación de la enfermedad en todo el planeta. 

Aprobar una vacuna para su uso público puede tardar años, y a veces incluso décadas. 

A finales del 2019 se dio el virus en China, llegando a México en Marzo del 2020, el virus del COVID-19 y en el año del 2021 se empezó a  inocular a las personas; en todo el mundo, esto es Introducir en el organismo por medios artificiales el virus o la bacteria de una enfermedad contagiosa.”las vacunas consisten en inocular virus que producen una enfermedad para que el organismo cree los anticuerpos correspondientes”

Una de las farmacéuticas que desarrollo vacuna para el COVID-19

¡Pfizer admite: ensayos de “vacuna” fueron cortos para determinar miocartitis en niños!

Esto significa que el poco tiempo de experimentación de estas vacunas, están mostrando resultados sobre la marcha.. lo que se llevaba décadas en pruebas con animales, ahora va directo a las personas.

Que difícil situación, por un lado los padres de familia nos queremos proteger y proteger a nuestros hijos de un virus que aún no se determina ¿cuál es?; y nos inoculamos experimentos emergentes, y por lo mismo por otro lado, ¿serán estas “vacunas” las que puedan generar enfermedades que antes no se tenían?.

Nada fácil es para la humanidad este momento de contaminación viral, el dilema es: me vacuno para no enfermarme, pero si lo que contiene la vacuna, ¿me enferma?

Por otro lado, se alzan voces proponiendo el certificado de vacunación obligatorio, consideramos que en estos momentos es una violación a los derechos humanos, a la libertad de la persona, al derecho a la salud por el poco tiempo de ensayo de estas inoculaciones. 

Confiamos en que todos como personas de buena voluntad, sabremos con sabiduría decidir, si me vacuno o no. Y que esto no genere una nueva discriminación.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.