lun. May 23rd, 2022

Santiago, N. L-Con la falta de lluvias, la presa Rodrigo Gómez bajó drásticamente sus niveles, lo que aprovechan las autoridades locales para hacer una limpieza donde han recolectado más de 70 toneladas de desechos, entre ellos decenas de llantas y hasta un vehículo y viejas lanchas.

Conocida como La Boca, la presa de 35 millones de metros cúbicos de capacidad, está ahora a un 29 por ciento, mientras grandes extensiones de tierra que estuvieron por décadas cubiertas de agua, ahora dejan observar desechos y hasta lo que alguna vez fue una construcción y una alberca.

Se ubica en el pueblo mágico de Santiago, a unos 30 kilómetros al sur de Monterrey, y al  Alcalde David de la Peña Marroquín, le preocupa el problema, pide el apoyo de la Federación y del Estado para trabajar en conjunto en una solución. 

Ha propuesto primero, desazolvar el vaso para que siga sirviendo a la zona metropolitana de Monterrey y a los santiaguenses, y aprovecha el bajo nivel para un operativo de limpieza en el que han recolectado más de 70 toneladas de desperdicios.

La sorpresa es que grandes cantidades de llantas de vehículos han sido encontradas en los desechos. 

 “Debemos hacer de la crisis una oportunidad y aprovechar el momento que vive nuestro embalse para darle más años de vida y que sus aguas puedan seguir siendo utilizables para el consumo humano. Si el desazolve es una operación costosa, el dragado es una acción impensable por la enorme cantidad de recursos que requiere”, dice De la Peña.

La presa Rodrigo Gómez, inaugurada en 1963  ha atravesado crisis profundas de abasto en su historia, pero nunca como hoy, en que se seca paulatinamente frente a la crisis del agua.

De la Peña y su equipo municipal también iniciaron la limpieza del río La Chueca que desemboca en la presa. 

Aquí en Santiago, los regios tienen sus casas de campo, quintas y lo han convertido en un municipio turístico.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.