jue. May 26th, 2022

Por: Francisco J. Peña Medina

   Para Osvaldo Serna Servín, a siete años ya de la muerte de su hermano Agustín, la ausencia del líder moral de la FROC de Nuevo León, aún pesa como una lápida. La partida de este personaje emblemático en la historia de la organización reconoce, “fue como bajarse a un precipicio”. Sin embargo-se consuela- el legado que dejó como sindicalista visionario sigue vivo y vigente para las futuras generaciones de dirigentes sindicales.

   “Lo recordamos todavía con mucho cariño porque era el patriarca de nosotros en la familia y fue un gran líder, hermano;  él ha dejado un enorme legado y aquí estamos nosotros siguiéndolo” manifiesta el secretario general de la Federación Estatal del Autotransporte croquista.

     Entrevistado en su oficina del primer piso de la sede sindical de Félix U. Gómez y Espinosa en Monterrey, Osvaldo Serna rememora y habla de la obra maestra que construyó a su paso Agustín, con la fundación en el 2006 del IUTT, Universidad Social de la central obrera; el impulso, fortalecimiento y consolidación que proyectó en los sindicatos del transporte y la pasión que siempre sintió, por la defensa a ultranza de los derechos de la clase trabajadora.

   “Las grandes cosas que dejó como el Instituto Universitario Tecnológico de los Trabajadores, que en cualquier sociedad del mundo la educación es básica; en el transporte pues fue un líder indiscutible, siempre fue un líder visionario, siempre viendo hacia el futuro por los trabajadores del transporte. Incluyendo a los  obreros, a los que también defendio”.

    “Fue un tremendo líder en todo. Lo recordamos siempre con alegría porque era un líder campechano, camarada, hermano y líder como no ha habido ni habrá otro en mucho tiempo”, expresa el “Comandante Pipilo”, conocido así dentro de su circulo cercano por su carácter combativo, nutrido en las trincheras de la convulsionada lucha sindical.

    -. Que les recomendarías a las nuevas generaciones que traen ahora las riendas de esta organización, para que le aprendieran al líder Agustín Serna Servín. – se le pregunta.

    “Que sigan su huella, su trayectoria. Todos los lideres deben de ver bien lo que él hizo, ver las cosas a futuro, porque el pasado es pasado y el presente se está viviendo. Siempre hay que estar viendo hacia el futuro, seguir impulsando la educación, aplicar las nuevas tecnologías, en todos los rubros; transporte, obreros, no asalariados, mujeres, jóvenes. La educación es básica en todos los ámbitos del mundo”, expresa Osvaldo Serna.

     La charla con Diario Digital  transcurre tranquila. Si acaso interrumpida para avisarle que un trabajador despedido busca de su asesoría. Sobre los sillones del despacho se apilan decenas de despensas con productos de la canasta básica que, en un gesto solidario, las Asociaciones Vecinales “Teresa Servín López”, que preside, entregarán a familias de escasos recursos de alguna colonia periférica durante las brigadas que a lo largo de casi cuatro años realiza en forma ininterrumpida la agrupación. Sin fines políticos, ni de lucro.

   Sin rencores, Osvaldo aborda el tema de la fractura que causaron un grupo de desleales a la FROC de Nuevo León tras morir su hermano un 19 de enero de 2015; y de la traición de Isaías González Cuevas a Agustín Serna Servín, quien lo apoyó para llegar a la dirigencia nacional de la central obrera y después, de manera perversa, se dedicó a socavar la unidad de la autentica central obrera surgida hace 70 años.

   “Esa situación la manejamos primeramente teniendo los pies en la tierra, porque fue una tremenda responsabilidad asumir el ver quebrarse una organización que estaba creciendo muy bien bajo el liderazgo de él (Agustín Serna Servín) y fue dividida por la ambición de otros lideres que no tenían ni la experiencia, ni la capacidad para manejar esta gloriosa organización”, responde.

    .- ¿Sientes que fue traicionado Agustín por Isaías González Cuevas?…

     “Si claro, el fue el principal traidor, no se le puede llamar de otra manera porque no nada mas fue en Nuevo León, ya Isaías había dividido la mayoría de los Estados del país  lastimosamente. pero los viejos lideres siguen con nosotros; ahí están Jalisco, Puebla, el Estado de México, Veracruz, Quintana Roo con Salvador Ramos Bustamante; los grandes lideres están ahí al pie del cañon. La autentica CROC la representamos nosotros”, enfatiza y brinda un reconocimiento a quienes dice “estuvieron con Agustín en las buenas y en las malas”.

    Al transcurrir de los años, esa etapa turbulenta de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos de Nuevo León ha quedado atrás y al darle vuelta a esa página ominosa en la historia de la central obrera, Osvaldo Serna Servín manifiesta que a los croquistas de “buena sangre’ el tiempo “nos dió la razón y aquí estamos, acrecentando el legado que dejó como herencia Agustín Serna Servin” por el bien de la clase trabajadora de Nuevo León y de México.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.