sáb. Jun 25th, 2022

 “Las técnicas empleadas por la generación actual de falsos demócratas ya están desgastadas”, y algunos gobiernos de “mano dura” enfrentan presiones populares, destaca Foreign Affairs.

Asimismo, señala que la democracia debe seguir siendo una aspiración universal y que Estados Unidos debe continuar defendiéndola a nivel mundial.

Además, de acuerdo a un reporte de la organización Freedom House, que cita Foreign Affairs, los líderes autoritarios “aprovecharon la indiferencia internacional durante la pandemia de covid-19 para aplastar a su oposición y reducir los espacios para el activismo democrático”.

Apunta que en los últimos 15 años, los expertos han registrado un persistente declive de la libertad en el mundo, y puntualiza que  “las técnicas empleadas por la generación actual de falsos demócratas ya están desgastadas”.

“Aunque todavía son dañinos, estos esfuerzos ya no engañan a nadie, lo que vuelve más fácil desacreditarlos y oponérseles”, sostiene.

Refiere a esos esfuerzos que ya están desgastados como son  los decretos que criminalizan a la oposición y silencian a la prensa, además de las supuestas reformas constitucionales que se usan para evadir los límites del mandato, disminuir el poder del congreso y tomar el control de las cortes.

Sin embargo, hay buenas noticias, algunos de los gobiernos “de mano dura” ya enfrentan presiones populares.Ejemplo, Cuba y su presidente Miguel Díaz-Canel que vieron en 2021 las manifestaciones más grandes en décadas, mientras que en Bielorrusia surgió un movimiento de protesta importante contra el gobierno de Alexander Lukashenko.   

Foreign Affairs asegura que Estados Unidos tiene un papel importante que interpretar en la escena internacional, particularmente tras la salida de Donald Trump y la llegada de Joe Biden.

A pesar de las dudas que existen sobre qué lugar debe ocupar esta cuestión en la lista de prioridades exteriores del país, afirma que “sería un grave error si Estados Unidos titubeara en su compromiso con la democracia”.

También recuerda que, desde su llegada al poder, Biden ha condenado actos de represión en países como Cuba, Etiopía, Hong Kong y Myanmar. El mandatario también invitó a los líderes de varios países a una Cumbre por la Democracia durante el año pasado.

Sugiere que Biden y su gobierno deben dar el ejemplo, “integrando su compromiso con la democracia en todos los aspectos de su política exterior”, además de subrayar las ventajas económicas de este sistema político.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.