vie. Dic 2nd, 2022

Pedro García

Monterrey – Tras concluir el contrato con Iberdrola, las empresas de Nuevo León que recibían las energía eléctrica generada por esa firma, no han parado actividad, aunque preocupa el mensaje que se envía a los empresarios, dijo el director de la Cámara de la Industria de la Transformación, Guillermo Dillon. 

Se pronunció el dirigente industrial porque haya diálogo, y se dé prioridad para reforzar un mensaje de confianza. 

“Estamos muy atentos del tema, preocupados del tema y deseosos de que se agote todo el diálogo entre las distintas instancias, las empresas afectadas y las autoridades. Para que las afectaciones sean las menos posibles y los mensajes de confianza a todo el empresariado continúen o se refuercen”. 

“No tenemos reporte de que haya paro, no tenemos reportes de que haya afectaciones, tienen otras opciones de proveeduría de suministro eléctrico, entonces no vemos que haya tales afectaciones  o tales paros en la dinámica económica de estas empresas”, añadió. 

Aunque hay preocupación por el tema y probables afectaciones, el director de Caintra llamó al diálogo y a dar prioridad a éste para encontrar un acuerdo entre autoridades y empresarios.

El pasado 31 de enero concluyó tras 20 años, el contrato de Iberdrola  para suministrar energía eléctrica a empresas ubicadas en Nuevo León, entre ellas las del consorcio Femsa y Soriana entre otras. 

 Por otra parte, el experto en temas industriales Sergio Resendez, considera que se ha enviado un mensaje negativo a la inversión extranjera, con la decisión de no renovar el contrato a Iberdrola. 

“El mensaje es muy claro, no querer que vengan a invertir en este tipo de industria, es cerrarle las puertas bajo esas condiciones, independiente del tema ecológico y de costo. Es una señal muy mala de que no hay competencia, de que no se respetan las reglas del juego, de que cambian las reglas del juego”, explicó. 

La planta Dulces Nombres, de Iberdrola ubicada en el municipio de Pesquería, generaba 500 megawatts que se entregaban a la CFE para que a su vez, la empresa paraestatal distribuyera la energía. 

Los industriales agrupados en la Caintra esperan que la economía nacional crezca un 2.7 por ciento, cuando anteriormente el pronóstico era de 2.9 por ciento. 

Para revertir este panorama de desaceleración, recomiendan a las autoridades reforzar las medidas sanitarias en lugares públicos para prevenir contagios de Covid-19 y aliviar la carga de las empresas, a través de la simplificación de trámites.

También brindar mayor certidumbre jurídica para las inversiones y para favorecer los negocios, así como apoyar a las PyMEs del país a través de mayor financiamiento.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.