lun. May 23rd, 2022

Por: Antonio Sánchez R.

300 y algo más…

La gran hazaña del rey Leónidas, soberano de Esparta, quien con sólo 300 valientes guerreros que ofrendaron sus vidas para impedir que los persas, encabezados por Jerjes, utilizaran el Paso de las Termópilas para invadir Grecia me vino a la mente, no se por qué, ahora que la aún panista Rebeca Clouthier, acompañada por dos o tres canchanchanes, se apersonó en el Congreso Local para exigir la desaparición de poderes en el municipio de San Pedro Garza García.

Nada qué ver la heroica defensa del gran Leónidas con la acción más que histriónica de doña Rebe, quien quiere “tumbar” a Miguel Treviño bajo argumentos demasiado débiles, lo cuál indica que sus intenciones no son realmente la “defensa” de los “sufridos” ciudadanos sampetrinos, sino más bien acarrear agua a su molino político para que se empiece a hablar de ella, como sea, pero que se hable.

Existe una máxima no escrita en política que dice que el político debe buscar siempre, que se hable de él, de cualquier forma, positiva o negativa, pero que se hable, porque la ausencia de su nombre en los medios, es equiparable a la muerte, políticamente hablando. Por eso hay quienes se convierten en opinadores de todo, para estar ahí, para hacer presencia y que la gente no se olvide de ellos.

Rebeca Clouthier Carrillo tenía años, sí, años de andar “desaparecida”, luego de la “revolcada” electoral que le recetó al propio Miguel Treviño, dejándola maltrecha y despotricando contra todo y contra todos, incluso del entonces alcalde, Mauricio Fernández, de quien se quejó de haberla “dejado sola” ante la derrota frente al candidato independiente. A partir de ahí, doña Rebe clavo la cabeza en el piso y se olvidó de los asuntos de la política.

Pero ahora, a casi cuatro año de aquel amargo trago sufrido en las urnas, la panista, aconsejada sabrá Dios por quién, decide sacar la cabeza nuevamente, presentando en el Congreso Local un documento en el que, con la firma de 300 sampetrinos, se exige la destitución del alcalde y de todo el cabildo por acciones que no han de ser de mucho peso, pues de lo contrario, ya estarían los legisladores locales trabajando en ello.

Sí, tal vez el trabajo de Miguel al frente de la administración municipal haya causado algunas molestias, sobre todo en este segundo período de gobierno municipal, pero de ahí a que sean argumento suficiente para revocar lo que eligieron más de 35 mil electores, está muuuy cañón. Se necesitan razones de mucho peso para que sus deseos se cumplan, además de que 300 firmas no son suficientes para este tipo de asuntos.

Por eso, insisto, el fondo de esta petición va más allá, tiene mucho mar de fondo, sobre todo cuando doña Rebe se hace acompañar de un tipo como Marcial Herrera, fallido candidato a la alcaldía sampetrina y quien trae también sus propios intereses. Vamos a esperar la “resolución”del Congreso en torno a este asunto, pero les adelanto que muy seguramente y tras sonoras carcajadas, el documento petitorio se irá directo al lugar que le corresponde: el bote de la basura… 

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.