jue. Dic 8th, 2022

Nurit Martínez 

(El Sol de México) 

Poco después de las nueve de la noche Elba Esther Gordillo y su novio el abogado Luis Antonio Lagunes se dieron el sí en una ceremonia religiosa realizada en un área anexa al lugar donde encapuchados de la CNTE ingresaron para destrozar los arreglos florales, mesas y sillas para el enlace matrimonial.

De acuerdo con personas cercanas a la familia y fotografías que algunos invitados subieron a redes sociales fue René Fujiwara Montelongo, nieto de Gordillo Morales quien acompañó a la novia hasta el altar.

Para la ocasión la ex secretaria general del PRI eligió un vestido blanco con detalles en oro, con una capa que se extendía por su espalda como cola de vestido de novia, además de que portó una corona en color oro y en todo momento se le veía sonriente y bromeando con el novio, quién vistió un frac en color azul marino y corbata.

Los padrinos de la pareja fueron la hija de Gordillo Morales, Maricruz Montelongo y su esposo Fernando González, presidente de Redes Sociales Progresistas Fernando González, yerno de la novia y también ex subsecretario de Educación Básica en el gobierno del Felipe Calderón.

La ceremonia fue breve y al final de la misa bajo los acordes del Ave María, el novio ayudó a Gordillo Morales a llegar hasta un busto de la Virgen de Guadalupe, ante quien ella depositó el típico ramo de flores.

Ambos se dirigieron al centro del lugar, bajo un cuadro también de la Guadalupana, mientras que el sacerdote trataba de acomodar el libro de registro del enlace, sin embargo, tuvo que solicitar a alguno de los poco más de 90 invitados que les prestaran una pluma para que ambos registraran sus firmas en el libro de actas de la iglesia católica.

Entre los asistentes también se encontraban los hijos de la fallecida senadora Mónica Arreola, también hija de Gordillo Morales, además de familiares y amigos.

Al concluir los asistentes fueron invitados a pasar a la zona en donde se realizó la fiesta.

En esta ocasión los novios dispusieron que el menú en el que se evocan los sabores y fusiones de la comida oaxaqueña. Como primer tiempo se ha servido una ensalada Burrata de quesillo con higos, arúgula, pistache y reducción de balsámico.

El segundo tiempo consistió en Ceviche pesca del día con sorbete de mezcal y chip de mango. La sopa que se sirve es fría de aguacate con cubitos de manzana verde.

Para el plato fuerte se seleccionó lechón al horno estilo Tehuantepec con trozado de papa y coloradito, mientras que para quienes optaron por algo más tradicional se sirvió Mole negro con guajolote criollo confitado servido con plátano macho frito. En las mesas se dispuso de tortillas de mano.

Todo ello maridado con whisky, la bebida preferida de Gordillo Morales, tequila añejo cristalino, ron 12 años, vino tinto o blanco y licor 43. Además de café y té de poleo.

El postre tuvo más alternativas: bomba de chocolate con salsa de maracuyá, crujiente de praliné con salsa de caramelo, leche planchada con chicozapote, pavloca individual de vainilla con chocolate y frutos rojos.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.