sáb. Jun 25th, 2022

Los servicios financieros digitales han tenido un crecimiento exponencial en años recientes debido a las restricciones de movilidad y distanciamiento social impuestas a partir del Covid-19. Esta aceleración motivó el uso del smartphone. En México, el 33.6% de la población utiliza, al menos una vez al día, sus servicios financieros en el celular, según un reporte de Minsait.

“El contexto actual es ideal para las fintech. Algunas como las wallets se están posicionando y han aumentado su número de usuarios y transacciones. Sin embargo, con ese crecimiento vienen retos que deben atenderse, especialmente aquellos que tienen que ver con la experiencia del usuario (UX, por sus siglas en inglés User eXperience) y la ciberseguridad”, comenta José Andrés Chávez, CEO y cofundador de Bayonet, plataforma de prevención de fraudes y optimización de pagos electrónicos.

The CIU señala que a pesar de que las wallets no son empresas nuevas en el país, la mayoría de sus usuarios comenzaron a utilizarlas a finales de 2019 y principios de 2020. El 90% de los mexicanos las utilizan para compras, 41% para transferencias, 38% para pago de servicios y 28% para depósitos.

La experiencia de usuario ha sido clave para estas empresas, pues a través de generar propuestas accesibles, fáciles de usar y seguras han logrado ganar la preferencia y confianza de sus usuarios y clientes potenciales. 

La inversión en UX es una tendencia cada vez más importante y redituable para las fintech. Según el reporte The Six Steps For Justifying Better UX de Forrester, por cada dólar que se gasta en UX, se recuperan cerca de 100 dólares. 

La clave está en la confianza

Para las fintech ganarse la confianza del consumidor puede ser todo un desafío; no obstante la aceleración digital ha jugado a favor de estas propuestas disruptivas. Datos de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO) refieren que al 91% de consumidores digitales le preocupa el tema de la seguridad, en particular que su transacción e información estén protegidas ante una amenaza de fraude.

“La experiencia de usuario y la seguridad van de la mano. Las wallets digitales que se preocupan por implementar herramientas de prevención de fraude también están mejorando la experiencia de sus clientes al reducir o minimizar las amenazas crean un UX más amigable y confiable. Una mala experiencia puede costarle caro a cualquier fintech, no sólo es un cliente menos, también está en juego su reputación como marca”, añade el cofundador de Bayonet.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.