dom. Jun 26th, 2022

Por: Antonio Sánchez R.

Dura prueba…

Pasados ya los primeros cien días de gobierno y tras infinidad de vidrios rotos en la cristalería llamada Nuevo León, Samy “Inocencio” García enfrenta hoy una dura prueba que deberá superar para dejar constancia de que sí sabe gobernar y  que no fue simple blof aquello de que nos iba a enseñar “cómo se hace”.

No es lo mismo decir que hacer. De dientes para afuera se pueden decir mil cosas, más lo difícil es sostener lo que se dice con hechos, con realidades, de lo contrario quedarás cómo algo más de lo mismo: promesas que jamás se volverán realidad.

Un asunto que ya ha puesto de cabeza a varios gobernadores resurge ahora, y con mayor fuerza: el agua. La falta del vital líquido nunca se había hecho tan evidente como ahora. Las fuentes que surten de agua a la ciudad capital y su área metropolitana están en sus niveles más bajo de la historia y las lluvias, nada que llegan.

Bueno, es tan grave este asunto que ya el imberbe gober hasta se ha sacado de la manga el revivir un proyecto que supuestamente estaba prácticamente sepultado, por incosteable, inviable y otras hiervas que en su momento le fueron colgadas.

Así es estimados lectores, aquel proyecto que fue condenado al cajón de los olvidos y que en su momento fue el “Gran Proyecto” de la administración de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, hoy cobra fuerza por obra y gracia de un gobernador que prometió mucho, pero que la neta, ya no halla la puerta y sólo da bandazos de desesperación.

“Monterrey VI” fue en su momento la gran panacea, la gran solución a la crisis del agua en Monterrey. Traer el agua desde el río Pánuco resultó ser una idea que, si bien fue defendida a capa y espada por “El Bronco”, tuvo que ser rechazada por el alto costo y el tiempo para su ejecución. Mucho dinero y demasiado tiempo fue el argumento para impedir la realización de este ambicioso proyecto.

Pero ahora, “Inocencio” García retoma el asunto sin llamarlo por su nombre, cuando él mismo, en su momento, rechazó el proyecto, más por motivos políticos que por convicción de la supuesta inviabilidad. Traer agua desde tan lejos no es fácil. Sigue siendo un proyecto, si no inviable, muuuy caro.

Al parecer, Monterrey VI Segunda Parte se convertirá en la bandera principal de este gobierno que, cada día, nos muestra que abundan las ocurrencias. Sí, es una dura prueba que, en caso de ser superada, le daría gran valor a la gestión del “Fosfo” Gober, pero que igualmente, en caso de fracasar, se convertiría en su tumba política.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.