lun. May 16th, 2022

Daniela Montalvo Herrera 

Una de las cosas positivas de las redes sociales es que te permiten mantenerte en contacto con mucha gente, como amiga en mis redes tengo a Aglaee Tamez, no sabia muy bien como había llegado ahí, pero su vida me tenía en ascuas…. Viajando, trabajando, en China, Alicante, Irlanda, pensé: “esta chica es imparable”.

Por supuesto todas sus publicaciones tienen mis likes, pero cuando me puse en contacto con ella se me enchino la piel al enterarme que había sido mi alumna, tremendo gusto. 

En fin, Agla es un ejemplo de cómo querer a veces si traduce en poder, por supuesto acompañado siempre de disciplina, coraje, pasión e incluso lágrimas. 

El asunto es que Agla comenzó la Universidad sin saber muy bien el rumbo de su vida, hasta que por fin dio con la carrera de Relaciones Internacionales, la cual entre otras cosas la impulso a viajar, a querer conocer otras culturas y desarrollarse en otros ámbitos.

Todo esto, mientras que con mucho esfuerzo de su familia, se costeaba entrenamientos costosos de gimnasia, su verdadera pasión.

Al terminar la carrera y coincidiendo con su corazón roto, emprendió un viaje que la llevaría a auto descubrirse, a conocer más allá de la comodidad de casa, ser subió a un avión y se fue a trabajar y estudiar a Irlanda.

Irlanda

Mientras estudiaba para mejorar su ingles, estuvo trabajando en Dublín con el equipo Excel Gymnastics, lo cual le resulto toda una aventura, Agla recuerda que su momento más feliz ahí fue la celebración de San Patricio, en donde además de vestir de verde, vivió la fiesta a su máxima expresión, rodeada de los amigos que había hecho ahí.

Alicante

La segunda parada internacional fue Alicante, España, en donde además de conocer gente fantástica, tuvo la oportunidad de trabajar en el Colegio San Vicente.

China

Durante la pandemia, Agla estuvo viviendo en Beijing, China, y nos cuenta la verdadera odisea de la pandemia viviendo en el país en todo surgió, comenzando por el irrestricto respeto a la cuarentena, NADIE salió de casa.

Esto para Agla fue difícil, además de estar acostumbrada al calor del hogar, tuvo que enfrentarlo con una pierna quebrada, pues resulta que en un entrenamiento tuvo un accidente que la dejo en muletas, afortunadamente ella es bastante fuerte y no sólo no se regreso a México, sino que desde su departamento en Beijing continuo dando clases online.

Muchas cosas me platico Agla y por supuesto que hubo asuntos del corazón muy interesantes por cierto, pero lo que más me ha impactado es como define éxito: “trabajar en lo que me gusta, estar tranquila y disfrutar de todo lo que hago”. 

Así, México es cuna de hombres y mujeres que contra todo pronostico, toman la vida y tienen el valor de vivirla, en otros países, con otras culturas, en plena pandemia, poniendo en alto a México.

Agla un ejemplo de que si es posible perseguir lo sueños. 

Un país tan diverso y multicultural como México, para una vida resulta sin fin.

Visítanos en México Sin Fin en Facebook:  https://www.facebook.com/mexxicosinfin

WhatsApp: 8111706390

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.