lun. May 16th, 2022

Walter Elizondo 

Monterrey – Mientras sectores de clase media alta y clase alta rechazan la Línea 5 del Metro, habitantes de colonias populares del sur de Monterrey apoyan el proyecto.

Vecinos de colonias de alto nivel adquisitivo en el sur regiomontano  han colocado en tres parques módulos para informar del proyecto, de lo que les afectaría y para recabar firmas, que al sábado, superan las 13 mil en rechazo. 

En tanto, autoridades estatales continúan con mesas de trabajo y reuniones con vecinos, en lo que han llamado foros para escuchar las opiniones, e informar acerca del proyecto. 

El secretario  de Movilidad, Hernán Villarreal señaló que por cuestiones de tiempos, de maniobras y de trabajos en su construcción como en costos, lo mejor es hacer un metro elevado. 

En la defensa del proyecto gubernamental explica que en una obra elevada se tardaríamos hasta cuatro años para su operación con un costo de 16 mil millones de pesos, mientras que de hacerlo subterráneo costaría hasta 49 mil millones de pesos y construirlo más de nueve años.

Los vecinos que rechazan la obra, la aceptarían si es subterránea, de lo contrario, afectaría los negocios e impactaría el uso del suelo, la movilidad y sus propiedades. 

Sin embargo, en foros con vecinos de colonias populares, éstos apoyan el Metro, quieren la obra y se lanzan contra sus vecinos pudientes que la rechazan.

Con pancartas y lonas apoyan el proyecto y reprochan que algunos políticos apoyen a habitantes de colonias de clase media alta y alta, para rechazar la obra si no es subterránea. 

Hernán Villarreal asegura que la construcción se realizaría de día y de noche, y descarta el metro a nivel de calle porque quitaría dos carriles.

Añade el funcionario que irían por tecnología que tienen Madrid, Barcelona o París,  y es la que se busca con columnas esbeltas amplitud de las calles y sin quitar un carril en Garza Sada, con  estaciones  amplias sin afectar predios abajo.

Leopoldo Ita, uno de los representantes de vecinos inconformes rechazo que ellos sean clasistas como asegura el gobernador Samuel García 

“También que nos quieran polarizar, no somos clasistas, lo que vemos es que la movilidad no se va ver solventada, porque Revolución, Garza Sada y Lázaro Cárdenas se ven afectadas y el metro sólo va a llegar a Mederos”.

En días pasados, el Gobernador dijo que ha sido testigo de que entre algunos ciudadanos prevalece la idea de que hay “castas o ciudadanos de primera y de segunda”.

Dice que algunos vecinos del sur de Monterrey han compartido en sus chats que deben oponerse al Metro porque implicaría que los vecinos de San Ángel Sur (sector popular) bajaran por sus colonias a la Avenida Garza Sada para abordar ese sistema de transporte colectivo.

Lamentó que Nuevo León sea el estado que más discrimina.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.