sáb. Jun 25th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Más que como un acto de justicia y legalidad, la detención del exgobernador Jaime Rodríguez Calderón, la ciudadanía la aprecia como una farsa o cortina de humo.

El internar a “El Bronco” en el penal de Apodaca lo perciben como una visita de entrada por salida y que, antes de cumplir 24 horas resguardado, saldría libre hoy

Si Rodríguez Calderón abandona el reclusorio este día, la credibilidad de Samuel García caerá a niveles de alarma pues se le considerará como cortina de humo.

Se dirá que fue una acción para distraer posibles protestas que se podrían dar por un incremento a las tarifas del transporte urbano, o los recortes del agua.

Pero no sólo son los recortes al agua, aunque Samuel aseguró que no los habría, está la inseguridad y la falta de recursos financieros para iniciar alguna obra prometida.

Lo actual lo relacionan con lo que sucedió hace seis años, cuando el ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, fue internado menos de 24 horas en el Topo Chico.

En ese entonces, Rodríguez Calderón y Manuel González hicieron alarde al exhibir a Medina de la Cruz, con todo y su uniforme color naranja y la consabida ficha.

Esta vez, Jaime Rodríguez es aprehendido en un rancho de General Terán y trasladado al penal acusado por haber utilizado recursos financieros para la obtención de firmas.

Aunque no le colocaron el uniforme naranja (tal vez por ser el color de Movimiento Ciudadano), el ex gobernador pasaría la noche internado y hoy será la audiencia inicial.

“El Bronco” puede quedar en libertad y su estancia sería lo mismo que con Medina.

Si el detenido hubiera sido Manuel González, tal vez la percepción sería otra, porque igual que “El Bronco”, fue acusado por Samuel García.

Aunque como dicen. “El hubiera, no existe”.

chavalolanderos@yahoo.com.mx 

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.