mar. Jun 28th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Qué pena que Samuel García calificó “de lujo” el trato que recibió durante la reunión que sostuvo en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel.

Fue tan “de lujo” que en forma cándida y entusiasta regresó a anunciar que “existían condiciones” para arreglar el problema del abasto de agua en Monterrey”. (sic)

No pasaron ni 24 horas y en su acostumbrada mañanera el presidente, a nivel nacional, informó que “pedirá personalmente a los industriales a sacar agua de sus pozos para resolver la escasez de agua en Nuevo León” (sic)

“Yo personalmente lo voy hacer, tengo una reunión con ellos la semana próxima, pienso que lo van hacer. Si no es toda el agua, lo que puedan aportar” (sic)

La verdad que el anuncio presidencial no tuvo nada “de lujo”. Las palabras de AMLO dejaron entrever que Samuel no ha convencido a los empresarios.

El presidente sembró la duda. Hace pensar que, por su falta de oficio político, Samuel acudió a Palacio Nacional a pedir la intervención presidencial

Aunque el joven ejecutivo estatal recalcó “nos fue de lujo, estamos muy contentos”, queda la duda de qué tan contentos estarán los empresarios luego de lo que anunció AMLO.

En Nuevo León, es de sobra conocido que las relaciones entre el presidente y los industriales regios han sido ríspidas desde el inicio de la administración

Que el presidente anunciara que la semana que entra tendrá reunión con los empresarios, se prevé que el objetivo no sería lo del agua, sino por las reformas a la Ley eléctrica.

Hay un dicho que dice: “El que a dos amos sirve, con uno queda mal”.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.