sáb. Ago 13th, 2022

Monterrey –  Las autoridades realizan las pruebas genéticas de un cuerpo de una mujer encontrado en una vivienda del municipio de Apodaca, pero será hasta que se tengan los resultados, cuando se pueda saber si corresponde a María Fernanda Ruiz Contreras de 27 años, desaparecida el domingo pasado. 

De acuerdo al Vicefiscal, Luis Enrique Orozco, Vicefiscal, las pruebas de genética están en proceso y no es posible el reconocimiento por fotografía porque el cuerpo está en estado de descomposición. 

El funcionario informó que en el cuerpo de la mujer localizada en la casa donde se realizó un cateo, se 

encontraron signos de violencia. 

Orozco supone que la mujer fue asesinada y los primeros indicios señalan que hubo violencia, lo que habría determinado la muerte. 

“Tenía lesiones y había otros signos en el domicilio que hacen suponer que las personas que se encontraban en él estuvieron en diversas partes del domicilio buscando algún objeto, esculcando”. 

La mujer había salido con amistades a recoger una computadora en el municipio de Apodaca, y según su padre, Luis Carlos Contreras, se reportó a casa entre las 20:00 y 21:00 horas del domingo, cuando retornaba. 

María Fernanda transitaba en la Avenida Morones Prieto y Garza Sada, zona Tec, al sur de la Ciudad, explicó el padre. 

El auto Mazda 3 blanco, modelo 2017,de la joven, fue encontrado en la calle Jazmín, entre Azucena y Palacio de Justicia, aledaño a lo que fue el Penal del Topo Chico. 

Ha trascendido que el cuerpo podría ser el de María Fernanda, pero la autoridad prefiere esperar a las pruebas genéticas. 

Más mujeres desaparecidas 

Por otro lado, las autoridades estatales tienen reporte de al menos 15 mujeres desaparecidas en el último mes, y rechazan que hubiera delito, toda vez que en esos 14 casos hubo voluntad de las mujeres de abandonar el último sitio donde se encontraban.

El Vicefiscal Luis Enrique Orozco informó que 4 de ellas fueron ya localizadas físicamente y están a salvo, y en siete casos más se conoce su paradero y están bien, a salvo. 

Otro caso, dijo Orozco, es el de una mujer que escapó de un centro de rehabilitación al saltar una barda. 

 El único caso que las autoridades atribuyen a una desaparición involuntaria es el de María Fernanda, quien fue vista por última vez el domingo y en cuya investigación se solicitaron cateos que llevaron al hallazgo de un cuerpo en un domicilio de Apodaca.

La identificación genética de la víctima está aún en proceso, y no fue posible reconocerla por medio de fotografías por el estado de descomposición del cuerpo, en el que se encontraron signos de violencia.

A su vez, el  Secretario de Seguridad, Aldo Fasci, aceptó que existe un aumento en el número de reportes de personas desaparecidas, y añadió que en la mitad las familias solamente pierden contacto con ellas. 

“Se descarta totalmente que haya una banda o una red de trata secuestrando o raptando mujeres”, expresó, eso no está pasando en Nuevo León, la mitad de los casos son desapariciones por el simple hecho de que no se reportan con sus papás las menores o las mujeres adultas, comentó el titular de Seguridad.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.