sáb. Jun 25th, 2022

Por Rogelio Romero

Mission, Texas.- Un proyecto binacional de  agua propuesto por el alcalde de Mission, Armando O´Caña, para desalinizar agua  de mar y convertirla en potable,estaría en condiciones de enviar liquido a Nuevo León, México y otras ciudades de la región. 

El proyecto tendría un costo estimado de 500 millones de dólares.

“Vamos a buscar traer agua del Golfo, agua salada, para Matamoros, Reynosa, y ciudades de Nuevo León, y en el lado de Estados Unidos de Brownsville a Harlingen Mission, Pharr, Río Grande, Zapata, y hasta Laredo, ya hablamos con el alcalde de Laredo y está apuntado en ese programa”, explicó el edil.

De acuerdo a lo señalado por el munícipe la idea sería construir una planta desalinizadora de agua en la ciudad de Brownsville, y cuyo costo de construcción sería de 100 millones de dólares.

El alcalde de esta ciudad del sur de Texas mencionó que la idea ya fue planteada a autoridades del estado mexicano de Nuevo León, y que, recientemente estuvo aquí el Secretario de Medio Ambiente de la entidad neolonesa, Alfonso Martínez Muñoz, conociendo pormenores del planteamiento.

“Se lo planteamos al gobernador de Nuevo León Samuel García, esto tras ser electo y durante la visita que hizo a Mission mostrando interés”, agregó.

El munícipe local agregó que para que algo así se concrete debe tener la aprobación de los gobiernos de México y Estados Unidos y que los fondos provendrían de un préstamo del NADBank, que es la entidad bancaria que financia los proyectos de infraestructura binacional para agua.

El estudio que realizan las autoridades de Mission señala que el agua desalinizada  en la planta de Brownsville,  sería enviada a otras ciudades por medio de un línea de agua  que recorrería 200 millas, es decir por el lado americano llegaría a  Mission y después  enviarla  a Laredo.

Mientras que de Brownsville sería enviada hacia el lado mexicano por Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo y finalmente hacia Nuevo León.

O´Caña agregó que si el proyecto es aprobado en el futuro tardaría unos 5 años en concretarse, y lo consideró como una alternativa viable.

Esto en caso de que las condiciones de sequía se agudicen y se requiera de agua para surtir a las diferentes ciudades fronterizas del sur de  Texas y  noreste de México.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.