dom. Jun 26th, 2022

Walter Elizondo

Monterrey- En Nuevo León secuestrar un perro o un gato es ya un delito, y quien lo cometa tendrá una pena de 6 meses a 2 años de prisión y multas de 100 a 250 UMAS.

Los diputados locales aprobaron reformas al Código Penal para tipificar esa acción como secuestro en el apartado de maltrato animal

En la reforma aprobada se añade un artículo 445 Ter al Código que establece también en éste, la agravante de extorsión para el caso de quienes reciban pago por regresar a una mascota.

Lo anterior debido a que hay quienes secuestran una mascota doméstica, perro o gato y después extorsionan a los dueños.

“Comete el delito de secuestro de animal doméstico quien con ánimo de obtener un lucro indebido o de causar algún daño, retenga, oculte o sustraiga a un animal doméstico del lugar donde se encuentre habitualmente.

“Al responsable de este delito se le impondrá una pena de 6 meses a 2 años de prisión y sanción pecuniaria de 100 a 250 cuotas. La sanción se agravará hasta en una mitad si el sujeto activo del delito exige al dueño del animal doméstico un pago a cambio de su devolución”.

El diputado Raúl Lozano, del Partido Verde hizo la propuesta de la iniciativa que fue aprobada en el Pleno, y añadió que la comisión de ese delito se perseguirá a petición de parte con denuncias presentadas ante la Fiscalía General de Justicia.

“Se estaban llevando los perros y gatos domésticos para luego pedir la recompensa y la Fiscalía no podía actuar porque no estaba tipificado, pero ahora ya lo podrá hacer”, comentó.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.