mié. May 18th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

El norteño es directo y claro, no afecto al lenguaje rebuscado coloquialmente llamado “rollo”, mismo que en los últimos años ha invadido al sector oficial.

El rollo se lo deja a los comediantes televisivos, para el entretenimiento, incluso en redes sociales, pero no a políticos que, “con su rollo”, evaden su función.

La Fiscal Especializada en Feminicidios, Griselda Núñez Espinoza, por su peculiar forma de expresarse fue designada vocera en el caso de Debanhi.

Ella tiene mucha agilidad y sustento para aplicar las palabras técnicas sobre los procedimientos jurídicos, técnicos y científicos a seguir, pero que debe enfocarlas al entendimiento común.

Por ejemplo, la escuchamos y observamos en una entrevista televisiva, en la cual señaló que, para evitar los feminicidios, debíamos empezar por “normalizar la violencia”. ¿Qué es eso?

Conste, no cuestionamos ni dudamos de su capacidad como Fiscal Especializada en Feminicidios. Nada más le advertimos que fungir como vocera no es nada más “tirar pico”. Hay que pensar.

El caso Debanhi, de María Fernández, Yolanda y el de todas las mujeres desaparecidas la pueden llevar a otra posición, pero su discurso no debe ser un “otro rollo matón o gris”. 

Si pide a la sociedad que se acerquen a las autoridades, puede predicar con el ejemplo, acercando a las autoridades a la sociedad a través de los diferentes colectivos y organizaciones.

Sin “mucho rollo” le sugerimos no desaprovechar la oportunidad de compartir su función con feministas como Alicia Leal Puertas, ex titular de la Secretaría de la Mujer y la ex diputada Claudia Tapia.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.