vie. Dic 2nd, 2022

Abel Moreno López

Este 7 de mayo es la fecha señalada para conmemorar los primeros 198 años de vida institucional de Nuevo León como estado libre y soberano, parte de la federación mexicana.

Hoy recordamos la decisión del Congreso General Constituyente de reconocer el crecimiento y perspectiva de futuro, que para el nacimiento del México independiente, mostraba y proyectaba nuestro terruño, lo que determinó que el viejo Nuevo Reyno de León, fuese en lo sucesivo, por sí misma una nueva entidad federativa.

Así, la llamada provincia de Nuevo León que formaba junto con Coahuila y Texas el incipiente Estado Interno de Oriente, como lo concebía el Acta Constitutiva de la Nación Mexicana del 31 de enero de 1824, dejó su lugar para asumirse como un estado independiente, libre y soberano.

En la histórica sesión del 7 de mayo de 1824, la Comisión de Constitución presentó a debate, el dictamen que contenía en el artículo primero la disposición de que en lo sucesivo Nuevo León formaría un estado. Al respecto intervino el diputado Servando Teresa de Mier, quien expuso las condiciones geograficas, demográficas, económicas y políticas por las que Nuevo León mas que ninguna otra de las provincias aledañas merecía instituirse por sí mismo como estado independiente y soberano. Intervinieron además en la discusión el diputado José María Cabrera interpelando a la Comisión y a nombre de ésta el diputado Manuel Crecencio Rejón.

El dictamen se aprobó como Decreto Número 45 siendo firmado por los ciudadanos Diputado Presidente José Cirilo Gómez Anaya y Diputados Secretarios, José María Jiménez y Luis de Cortázar.

El decreto fue sancionado por el Supremo Poder Ejecutivo, representado por los ciudadanos D. Miguel Domínguez y D. Vicente Guerrero, siendo publicado por la entonces llamada Primera Secretaría de Estado que encabezaba el C. Lucas Alamán, esto ocurrió el 16 de mayo de 1824, fecha en que empieza a tener efecto la creación del Estado de Nuevo León.

A 198 años de aquel acontecimiento, es satifactorio constatar que aquel acto jurídico que hoy recordamos, fue la simiente de una entidad que en su devenir se ha consolidado, como un estado libre y soberano en su régimen interior, pero también como un estado solidario y corresponsable, con su papel como parte integrante de la federación.

Esta es una ocasión propicia para hacer un merecido reconocimiento a las generaciones de nuevoleoneses que con su esfuerzo, con su decisión, con su voluntad de progreso y con su responsabilidad social, lograron edificar la pujante y vanguardista entidad que hoy es reconocida por propios y extraños.

Al evocar en esta fecha el origen republicano de Nuevo León y recordar este hecho trascendente de nuestra vida como entidad federativa, libre y soberana, recordamos también que en 1924, al cumplir el estado sus primeros 100 años de existencia republicana, los integrantes de la Colonia Nuevoleonesa en San Antonio Texas, con sus aportaciones erigieron el monumento que, ubicado en las calles de Calzada Madero y Diego de Montemayor de nuestra ciudad, recuerda este acto a las nuevas generaciones. Entre ellos recordamos y reconocemos particularmente como principal promotor de ese monumento, al periodista Ignacio Lozano originario de Marín, N. L.

El origen institucional de Nuevo León, es propio para la reflexión colectiva sobre la evolución y trascendencia histórica y social de nuestro estado. Los esfuerzos de nuestros mayores y las esperanzas de nuestros hijos, exigen que las generaciones actuales cumplamos con la resposabilidad histórica que nos corresponde y estemos a la altura de las expectativas del Nuevo León de nuestro tiempo.

¡Enhorabuena, Nuevo León!

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.